Artículos científicos, cómo saber cuáles son los más fiables

Los datos proporcionados por los estudios son esenciales para los administradores sanitarios así como para los epidemiólogos y los clínicos. Podrán identificar los grupos de población más vulnerables y distribuir los recursos según dichas necesidades y son el primer paso en la investigación de los determinantes de la enfermedad y la identificación de los factores de riesgo. Los estudios clínicos doble ciego son los que tienen menor sesgo, pero todos son interesantes en función de lo que se busque. En estos, el diseño es correcto y minimiza los sesgos. Por su parte, los estudios descriptivos describen la frecuencia y las características más importantes de un problema de salud.

Estudios del tipo caso-control o cohortes son caros en la elaboración, pueden tener pérdidas en el seguimiento y requieren para ser útiles de la recopilación de muchos pacientes. Los estudios transversales son de fácil ejecución, económicos, distribuyen la enfermedad según diferentes variables y son útiles en planificación sanitaria.

Es  esencial que la lectura científica esté siempre atenta e impregnada de mentalidad crítica. Por su parte, las revistas deberían tener como prioridad el facilitar y estimular el debate y la discrepancia sobre los artículos que publican. Ante todo se busca seriedad en el manejo de los datos, que los resultados no sean tanto impactantes sino creíbles y, sobre todo, que la revista en la que se publiquen se rija de un código ético creíble a nivel nacional o internacional. Es muy fiable la Sociedad Española de Diabetes (SED) con múltiples enlaces a otras guías internacionales o grupos de trabajo para distintos casos de la enfermedad.

Porque el hecho de aglutinar resultados de diversos estudios permite afianzar lo demostrado en un único estudio. Con respecto a los estudios retro o prospectivos, depende de lo que se vaya a evaluar. Si es la efectividad de un fármaco, sin duda los prospectivos observacionales y  si es posible ciegos para quien evalúa, probablemente serían lo más útil.

Revisiones

Hay que tener en cuenta que el gran volumen de información limita su uso por los clínicos que toman decisiones. Por ello, pueden resultar más prácticas las revisiones sistemáticas, de revisión en la que se han utilizado métodos específicos y apropiados para evaluar críticamente y resumir los estudios que tratan de una pregunta definida o el metaanálisis, técnica estadística que puede formar parte de las revisiones sistemáticas para combinar los resultados de diversos estudios, ponderando por el mayor número de eventos y la calidad de los mismos.

A la hora de buscar credibilidad, se valoran varios elementos, como puede ser el diseño del estudio, el material y los métodos, sin olvidar la revista donde está publicado. La información válida y fiable promueve el avance del conocimiento y la mejora las decisiones tomadas por el profesional.

Así, la credibilidad de los artículos publicados depende en gran medida de la transparencia en los conflictos de intereses durante los procesos de redacción, revisión por expertos y en la toma de decisiones editoriales. El índice de impacto también es importante a la hora de medir la fiabilidad de una publicación. Cuantas más citaciones recibe un artículo más credibilidad le otorga la comunidad científica, ya que se ha utilizado en un mayor número de investigaciones posteriores. También es importante que la revista este sometida a revisión por pares (peer review), es decir, que científicos expertos en la materia revisen la rigurosidad del estudio, su metodología, estadística, resultados y conclusiones. Dado que no se conoce la identidad de los revisores se garantiza su imparcialidad.

Guías

En este contexto, las Guías de Práctica Clínica pueden aportar conocimientos y experiencias útiles para tomar decisiones bien fundamentadas en situaciones de incertidumbre, que sirvan de ayuda real y mejoren la calidad de la asistencia no dependa sólo de las actitudes de los profesionales ante las mismas. A esto hay que añadir lPubMed y Up ToDate. La primera es la interface de búsqueda dentro de la base de datos de Medline. Fue desarrollado por el National Centerfor Biotechnology Information (NCBI) de la National Library of Medicine (NLM), de Estados Unidos, con el fin de poner al alcance tanto de profesionales de la salud como del público general información biomédica de alto nivel. Por su parte, Up ToDate es un recurso de ayuda para la toma de decisiones clínicas basada en la evidencia. Ofrece información médica actualizada y mantiene un compromiso con la innovación, por lo que evoluciona constantemente para ayudar a mejorar la atención al paciente. Algunas de las funciones clave incluyen novedades, actualizaciones de cambio en la práctica clínica, información para el paciente, búsqueda de gráficos, diagramas y vídeos, calculadoras médicas, información sobre medicamentos e interacciones de medicamentos, autores y editores médicos, enlaces a artículos completos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria Lourdes del Santo Mora, Mercedes Rubert de la Piedra, Antonia Manjón Cervigón, Francisco Javier de la Casa Sánchez y Rosa López Valero, del Centro de Salud Periodista; Alberto Madrid Acedos, Gerardo García Sánchez y Jorge Rubio Pérez, del Centro de Salud Jaime Vera, en Leganés; Manuela Caballero Sánchez, Inmaculada García García, Ana Muñoz Cildoz y Alberto de Miguel Ballano, del Centro de Salud Fronteras, en Torrejón de Ardoz; María Lucía Jimánez, Teresa Delgado, Rosario Arribas, Pablo Coca, Juan Luis Martín y José María García, de Sotillo de la Adrada, y Manuel Cerro, Jaime Santos, Susana Fernández, Guillermo Rico, Cecilio Gutiérrez y Teresa Santamaría.

x