jueves 02.04.2020

Un baño caliente diario, relacionado con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular

Anteriormente ya se había asociado la exposición al calor y la prevención de enfermedades cardiovasculares: esto se debe a que los efectos del calor en el organismo no son diferentes a los del ejercicio.

Un baño caliente diario, relacionado con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular

El baño habitual en la bañera está relacionado con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, según un estudio a largo plazo, publicado en la revista 'Heart'. Y cuanto más alta es la "dosis", mejor parece ser para la salud cardiovascular ya que un baño caliente diario es aparentemente más protector que una o dos veces por semana.

Bañarse se asocia con una buena calidad del sueño y una sensación saludable, pero no está claro cuál podría ser su impacto a largo plazo en el riesgo de enfermedad cardiovascular, incluido el ataque cardíaco, la muerte cardíaca repentina y el accidente cerebrovascular.

Para explorar esto más a fondo, los investigadores autores de este estudio recurrieron a los participantes en el Estudio de Cohorte 1 del Centro de Salud Pública de Japón, un estudio de seguimiento basado en la población de más de 61.000 adultos de mediana edad (de 45 a 59 años).

Al comienzo del estudio en 1990, unos 43.000 participantes completaron un cuestionario detallado sobre sus hábitos de baño y factores potencialmente influyentes: estilo de vida, que incluye ejercicio, dieta, consumo de alcohol, peso (IMC), duración promedio del sueño e historial médico y uso actual de medicamentos.

Cada participante fue seguido hasta su fallecimiento o hasta la finalización del estudio a fines de diciembre de 2009, lo que ocurriera primero, con el análisis final basado en 30.076 personas. Durante todo el período ocurrieron 2.097 casos de enfermedad cardiovascular: 275 ataques cardíacos, 53 muertes súbitas cardíacas y 769 ictus.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, el análisis de los datos mostró que, en comparación con un baño semanal o sin baño una vez o dos veces, un baño caliente diario se asoció con un riesgo general 28% menor de enfermedad cardiovascular y un 26% menor riesgo general de accidente cerebrovascular.

La frecuencia de los baños en bañera no se asoció con un mayor riesgo de muerte cardíaca repentina, ni con hemorragia subaracnoidea. Sin embargo, un editorial vinculado  da una nota de precaución, porque la muerte súbita asociada con baños calientes es relativamente común en Japón, donde se realizó el estudio.

Un análisis adicional de la temperatura preferida del agua indicó un riesgo 26% menor y 35% menor de enfermedad cardiovascular general para el agua tibia y caliente, respectivamente. Pero no surgieron asociaciones significativas para el riesgo general de accidente cerebrovascular y la temperatura del agua.

Después de excluir a los participantes que desarrollaron enfermedad cardiovascular entre los 5 y los 10 años del inicio del estudio, los autores encontraron que la asociación no era tan fuerte, pero aun así seguían siendo estadísticamente significativa.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, además de que los cambios en la frecuencia del baño no fueron analizados durante el período de control. El estilo típico del baño japonés también incluye la inmersión a la altura de los hombros, y esto puede ser un factor fundamental.

Pero, dicen los investigadores, la investigación publicada anteriormente ha señalado un vínculo entre la exposición al calor y la prevención de enfermedades cardiovasculares: esto se debe a que los efectos del calor en el cuerpo no son diferentes a los del ejercicio.

"Descubrimos que el baño frecuente en la bañera se asoció significativamente con un menor riesgo de hipertensión, lo que sugiere que un efecto beneficioso del baño en la bañera sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular puede deberse en parte a un menor riesgo de desarrollar hipertensión", escriben los investigadores.

Reconocen que tomar un baño caliente no está exento de riesgos, especialmente si la temperatura es demasiado alta, advierte Andrew Felix Burden en un editorial vinculado. "No puede haber ninguna duda sobre los peligros potenciales de bañarse en agua caliente, y la muerte por esto aumenta con la edad, así como con la temperatura del agua", escribe.

"Se necesitan investigaciones sobre el beneficio cardiovascular potencial de la inmersión en agua tibia a caliente --apunta--. Mientras tanto, se necesita precaución debido a la mayor mortalidad asociada con tales baños en una población no seleccionada".

Un baño caliente diario, relacionado con un menor riesgo de muerte por enfermedad...
x