Conocer su enfermedad es clave para que el paciente con diabetes 2 jubilado consiga un buen control

La jubilación se asocia con una menor adherencia al tratamiento de la HTA y de la DM2

El incumplimiento terapéutico es una de las causas del mal control de patologías crónicas, como la HTA y la DM2. La identificación de los factores asociados y predictores del incumplimiento es el primer paso para poner en marcha medidas preventivas. En este contexto, la jubilación se asocia con una menor adherencia al tratamiento de la HTA y de la DM2, cuyas causas no están bien definidas. 

Como norma general la gente más joven tiene más conciencia sobre la enfermedad que la gente mayor y están más motivados a la hora de seguir el tratamiento prescrito. Pero es verdad que las personas jubiladas tienen más tiempo y esto favorece que puedan llevar un horario más ordenado en las comidas y en la toma de la medicación, y también les es más fácil poder hacer el ejercicio que se les recomienda. Por eso, se piensa que a igualdad de motivación son más cumplidores, porque tienen más tiempo.

En líneas generales, la percepción de salud y los síntomas de enfermedad disminuyen tras la jubilación, por lo que podría empeorar la adherencia terapéutica de patologías asintomáticas, como la HTA y la DM2. Otros posibles factores relacionados con el empeoramiento de la adherencia son la disminución de la solvencia económica, que puede conducir a una priorización de otros consumos, la depresión o la desorganización de algunos aspectos de la vida diaria, como la toma de medicación a determinadas horas.

Educación diabetológica

Para solventar esta situación, habría que hacer hincapié en la concienciación mediante educación sanitaria, comentar al paciente en qué consiste su enfermedad y los riesgos que tiene a medio-largo plazo. Esta labor suele estar pilotada por el personal de Enfermería, que en revisiones periódicas pueden ofrecer información a los pacientes sobre aspectos generales de su enfermedad y cómo instaurar unas rutinas a lo largo del día en lo que se refiere a comidas, medicación y ejercicio. También suele dar buen resultado animarles a que participen en actividades en grupo que les ayuden a modificar hábitos, si es con otros diabéticos, mejor todavía. 

En la farmacia

El papel de la farmacia en el paciente jubilado con DM2 es fundamental a la hora de remarcar la información y educación que se le realiza en Atención Primaria, así como realizar un seguimiento y revisión de sus conocimientos sobre su enfermedad y de las medidas físicas, dietéticas y de tomas de la medicación adaptadas a su nueva situación y horarios.

Una de las formas de ayuda de los farmacéuticos es mediante los pastilleros donde les colocan la medicación para que sepan exactamente lo que tienen que tomar en cada momento del día. El farmacéutico también tiene un papel importante a la hora de reforzar los mensajes que les dan de médicos y enfermeras en cuanto a alimentación y ejercicio.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Roberto Rodríguez Iglesias, Francisco Javier Mencía Bartolomé, José Alfonso Machín Fernández, Jesús Varela López, Ana María Ramos Vallejo y Teresa Villadangos Fernández, de Ponferrada, y los médicos de Atención Primaria Cristina Clavijo Izquierdo, Juan Bautista Bea Martínez, Rafael Crespo Sabaris y Francisco Miguel Martín González, de Logroño.

x