Diabetes tipo 2, una enfermedad en aumento y de elevado riesgo cardiovascular

Hay muchos factores que han contribuido al incremento de la diabetes, como son la mejora en los protocolos de diagnóstico de esta patología, ahora se diagnostica más y más pronto; el envejecimiento de la población, que contribuye a que haya más pacientes que acaben desarrollándola; el mejor tratamiento, gracias a la gran cantidad de nuevos medicamentos mucho más seguros, ha contribuido a que los pacientes vivan más años, y el cambio de hábitos dietéticos, ya desde la infancia con abundante presencia de refrescos y bollería industrial que contribuye en gran medida al incremento de esta patología y que al empezar en edades tan tempranas es muy difícil después corregir, y la falta de ejercicio en general y, especialmente, en la población infantil debido a las nuevas tecnologías.

Por eso, hay que tener en cuenta que el paciente con diabetes tipo 2 es un paciente que por sí solo ya tiene más riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, debido a su obesidad, hipertensión y otros factores de riesgo. En general, son personas con malos hábitos de vida adquiridos en edades tempranas con lo cual muy difíciles de cambiar. Prácticamente la única opción en estos pacientes va a ser la medicación, aunque haya lógicamente que insistir en modificar hábitos higiénico-dietéticos por si se puede conseguir algo, por poco que sea. Afortunadamente, hoy se cuenta con un amplio espectro de tratamientos para la diabetes que, si logramos que el paciente cumpla el tratamiento, nos van a ayudar mucho a conseguir un buen control.

En este contexto, la mejor pauta a seguir, además de la información al paciente, es la medicación. Actualmente, los fármacos más seguros del mercado son los IDPP4, cuyo resultado farmacológico es muy bueno. Además, es muy recomendable en este tipo de pacientes inculcarles hacer deporte para evitar el sedentarismo y una buena dieta para no tener complicaciones mas serias con este tipo de enfermedad. El uso de fármacos, como los DPP4, consiguen el control y ralentización de la enfermedad que siempre acaba con la insulinización.

Mejor cumplimiento

En los últimos años se ha mejorado mucho el control, gracias a los nuevos medicamentos que ayudan al mejor cumplimiento por parte del paciente debido a su comodidad y seguridad.

La primera opción de tratamiento, salvo excepciones, siempre es metformina si el paciente la tolera bien. Si no es así, la segunda opción es añadir un IDPP4 por su eficacia, pero sobre todo por su seguridad y comodidad para el paciente que hace que mejore mucho el cumplimiento. Si no fuese suficiente y es necesaria una tercera probablemente un ISGLT2,  que siempre es más cómodo. Si aun así el paciente no está controlado habría que pasar a un inyectable.

La comunicación entre el médico y el farmacéutico es más fácil a nivel rural, donde solo hay una farmacia, que a nivel de ciudades, donde existen muchas y el paciente puede coger la medicación donde quiera. No obstante, el farmacéutico puede reafirmar los consejos que el médico da al paciente y también desde el punto de vista de controlar si el paciente toma lo que el médico le manda y como le manda.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Balbino Pascual del Valle, Virginia Fernández González, Josefa Puente Cobo y Arantxa Rojo Calderón, del Centro de Salud Covadonga, en Torrelavega, y José Alfonso Machín Fernández, Gonzalo Fernández Núñez, Roberto Rodríguez Iglesias, Fernando Rodríguez Mielgo, Carlos Vázquez Rojo y Mario Pérez Pérez.

 

x