La incorporación de las novedades terapéuticas varía en función de la especialidad

Dependiendo de lo que aporten los nuevos fármacos, unos son de más rápida prescripción y otros necesitan un tiempo para poco a poco ir incorporándose al vademecum personal de cada médico. Si lo que aporta el nuevo fármaco es mejora en la galénica, es decir, reducción de tomas diarias, cambio en la vía de administración, combinación de dos moléculas existentes, la adopción suele ser rápida.

Si es una molécula nueva cambia el panorama, lo primero que se necesita es mucha información para su encaje y posicionamiento dentro del arsenal terapéutico que se maneja en la patología correspondiente.

Así, en especializada suele ser más rápida la implantación de tratamientos que suponen novedades terapéuticas. La mayoría de los médicos de primaria observa dónde se ha puesto el nuevo tratamiento, hace un seguimiento para ver cómo evoluciona el paciente y después valora la incorporación de dicha molécula a su vademecum propio.

En este contexto, sí existen diferencias entre comunidades a la hora del acceso de nuevos medicamentos. Aunque existe una normativa nacional, cada Comunidad Autónoma incorpora ciertos matices diferenciadores. Existen fármacos financiados en unas comunidades y en otras no. Asimismo, existen visados administrativos que se suman a los existentes a nivel nacional.

Por ejemplo, en Galicia se prima el uso del genérico en los objetivos individuales de cada médico, el Janus (herramienta ofimática del Sergas) hace advertencias sobre el precio y la eficacia de los fármacos.

Novedades

La novedad terapéutica está tipificada y existe un objetivo de prescripción de novedad terapéutica. Se considera novedad terapéutica a un fármaco de menos de tres años y que la molécula sea nueva.

No debería de influir, pero siempre se busca el fármaco más eficaz y eficiente para el paciente. El acceso a nuevos fármacos debe de ser un proceso dónde exista una comunión perfecta entre la administración y la industria para conseguir acuerdos beneficiosos para ambas partes y proporcionar a los médicos soluciones eficientes y eficaces para el manejo de las diferentes patologías.

Aprobar un fármaco con trabas administrativas supone un esfuerzo extra al médico para su práctica clínica.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores José María Villaverde, Ana Carballo Vicente, Esperanza Piñeiro Oviedo, Isabel Rego Lijo y Ángel Lucas Lucas.

x