Internet y cursos online, principales fuentes para conocer las novedades terapéuticas

A la hora de buscar información sobre diferentes temas de las distintas patologías, internet es una fuente inmensa de adquisición de nuevas estrategias y de estudios realizados. No obstante, hay que asegurarse de donde proceden las fuentes de la información ya que hay mucho material que puede inducir a confusión. Las consultas en internet siempre hay que hacerlas en páginas web oficiales de sociedades médicas y pacientes, y de contrastada reputación. Cuando se recomiendan páginas web a los pacientes, hay que hacer hincapié en que busquen información en las páginas que nos ofrecen la información verificada.

Acudir a las revistas es una buena opción, ya que las publicaciones suelen estar más contrastadas y, por consiguiente, la información suele ser más veraz. Con ellas, se está al tanto de lo último que está aconteciendo en la comunidad científica en determinados campos como por ejemplo en la HTA, diabetes,...  Para primaria, las revistas de las sociedades SEMERGEN Y SEMFYC y en Cardiología a la revista de la Sociedad Española de Cardiología son de gran utilidad, puesto que suelen recoger las últimas guías terapéuticas.

Otra forma de ampliar conocimientos son las sesiones, donde se revisan estrategias, adaptadas al entorno de trabajo. El hecho de poder interactuar con otros colegas es básico e importante. En las sesiones clínicas en las que se tratan temas relacionados con la HTA, es recomendable que también acuda el personal de enfermería, para que que se pueda establecer una coordinación para tratar a los hipertensos. También es un punto de encuentro con compañeros de otras especialidades.

Con respecto a los cursos online, son interesantes siempre y cuando sea material actualizado y práctico. Gracias a los laboratorios farmacéuticos se mejora y se mantiene al día en la formación, que beneficia sobre todo a los pacientes.

Congresos

Los congresos son una forma de puesta al día de las novedades que se van produciendo. Los talleres permiten adquirir las habilidades teórico-prácticas para mejorar el día a día de las consultas. En los congresos también es muy importante el de tener la oportunidad de contrastar con distintos compañeros como se desarrolla la actividad médica en los distintos grupos de pacientes según la patología que se tratan en los distintos talleres, simposios, etc.

Los materiales promocionales que se recibe por parte de los informadores técnico-sanitarios son interesantes todos los que están avalados por sociedades científicas de reconocido prestigio, como guías terapéuticas, protocolos de actuación. Son bien acogidos también aquellos que ayudan a los sanitarios y a los pacientes como por ejemplo dietas, recomendaciones posturales, ejercicios de rehabilitación en una palabra cualquier material que sea educativo para los pacientes.

También son interesantes los materiales que van dirigidos a promover la educación sanitaria sobre modificación de estilos de vida para los pacientes o en los que vienen consejos para tratar la HTA y para que el paciente apunte las tensiones arteriales.

En lo que respecta a la formación ofrecida por la industria farmacéutica, lo que más suelen valorar los profesionales son los congresos a nivel nacional o los de su comunidad autónoma, ya que es un espacio muy abierto y dinámico en el cual los profesionales sanitarios pueden aclarar muchas cuestiones acerca del uso de determinados fármacos.

Además, los cursos online presentan el formato más útil, donde el abordaje de un tema en general y posteriormente su discusión y desarrollo en forma de preguntas y respuestas son de gran utilidad. Estos cursos deben de ser realizados por especialistas; en el caso de cursos de HTA, por cardiólogos y/o nefrólogos. También son de utilidad los cursos prácticos e innovadores, como los de ecografía abdominal, ecocardiografía cardiológica o cursos de actualización dermatológica, con dermatoscopio.

Información de fármacos

La elevación de las cifras de la presión arterial aparece como consecuencia de una interacción entre múltiples factores ambientales y genéticos. Dicha complejidad interviene en la respuesta individual a los fármacos antihipertensivos. Esto ha justificado el desarrollo de fármacos con dianas terapéuticas complejas y refinadas. Se deben utilizar los fármacos para reducir la morbilidad y mortalidad tanto como sea posible.

De todas formas, debido a que la hipertensión es a menudo una enfermedad sin síntomas, muchas veces se es más conscientes de los efectos secundarios de los medicamentos y los inconvenientes que no de sus propiedades para salvar vidas. En todo ello se basan la mayoría de estudios de los fármacos antihipertensivos, tanto en sus ventajas como en sus desventajas y resultan muy útiles para poder individualizar y elegir el mejor medicamento para cada paciente. Los mensajes que reciben los médicos de estos fármacos sí puede llevar a mensajes contradictorios y con ello a la credibilidad del mensaje que se intenta transmitir. Por eso, es interesante explicar las diferencias entre los grupos terapéuticos y la población diana a la que se dirigen para poder seleccionar mejor la pauta terapéutica a seguir. Además, es frecuente recibir información sobre la importancia de las asociaciones de antihipertensivos con la doble y triple terapia que conllevan entre otras cosas mejora el cumplimiento terapéutico, fundamental en nuestros días.

En este contexto, se recibe mucha información vía email, que en la mayoría de los casos son mensajes comerciales no solicitados y que saturan los correos haciendo que no sea selectivo con ellos, lo que hace perder información que puede ser interesante. Por ejemplo, por alguna alerta sanitaria o un posible problema de abastecimiento o un nuevo lanzamiento que puede ser de gran utilidad para nuestros pacientes.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia Nuria López Lapeña, Manuel Román Pbomares, Gemma Estrada Bancells y Sonia Guitart Escat, de Girona; Juan Carlos Díaz Fernández Montes, Juan Carlos Mata Padilla y el cardiólogo Manuel Calvo Taracido, del Hospital de Ceuta, y Antonio Navarro Polo, Antonio Bernabe Fernández y Javier Martin Portero, del Centro de Salud Esperanza Macarena.

x