martes 10.12.2019

La pluripatología puede hacer que no se sigan bien las pautas terapéuticas marcadas

El porcentaje de personas que presenta diabetes, hipertensión, dislipemia y asociación de las tres se sitúa entre un 30 y 40% de pacientes con las tres patologías
La pluripatología puede hacer que no se sigan bien las pautas terapéuticas marcadas

El número de pacientes que tienen diabetes, hipertensión y dislipemia varía en los distintos grupos de edad, puesto que no es lo mismo una zona que atiende a pacientes ancianos que una con población más joven.  El porcentaje de personas que presenta diabetes, hipertensión, dislipemia y asociación de las tres se sitúa entre un 30 y 40% de pacientes con las tres patologías y cerca de un 55% corresponde a pacientes que tiene dos patologías conjuntas, sobre todo hipertensión y diabetes. 

La primera patología que suele aflorar es la hipertensión arterial, aunque la obesidad es la principal causa por la que aparecen el resto de las patologías, la diabetes tipo 2 suele derivar en HTA y dislipemia, debido a que gran parte de los diabéticos han llegado a serlo por el sobrepeso y la obesidad, por lo que un control de peso debe ser imprescindible tanto en personas sanas como en pacientes con alguna de las patologías citadas. 

Para el seguimiento de estos pacientes, la guía NICE del paciente pluripatológico es una buena herramienta. Está dirigida a los pacientes que puedan beneficiarse de una atención individualizada, los que presentan dos o más patologías, con enfermedad mental crónica, frágiles y polimedicados.

Calidad de vida

El objetivo que se persigue es mejorar la calidad de vida y encontrar maneras de reducir la carga del tratamiento farmacológico, con la optimización de los cuidados al paciente a través de la detección de tratamientos que se interrumpen por su limitado beneficio y de fármacos con riesgo elevado de eventos adversos (caídas, fracturas, confusión, hemorragia gastrointestinal, insuficiencia renal aguda,...).

Es necesario saber qué es lo importante para el paciente, cómo puede ser mantener su independencia, participar en actividades sociales y en la vida familiar, evitar algún acontecimiento adverso específico, reducir los daños de medicamentos y la carga de tratamiento, alargar el tiempo de vida... 

La guía ayuda en la valoración de la medicación destinada al alivio de los síntomas para ver si la pauta terapéutica es eficaz o tienen algún efecto adverso.

Control en la farmacia

En este contexto, el farmacéutico comunitario ayuda a reducir los problemas relacionados con los medicamentos y los resultados negativos asociados a la medicación, así como en la valoración de la adhesión al tratamiento de los pacientes polimedicados, donde es clave detectar los errores en la toma de la medicación. 

Es importante que el farmacéutico comunitario informe sobre estos aspectos para mejorar el control de estos pacientes que son habituales en las consultas de Atención Primaria y Especializada. 

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores José María Pardo Hortal, Gabriel González Vázquez, Elisa Purificación Fernández Vázquez, Salvador Rey Suarez, Jordi Reguart Aransay y María Cecilia Curieses Arcos, del Centro de Salud A Cuña, en Orense.

x