El farmacéutico debe escuchar, derivar y realizar el seguimiento de los varones con STUI

No seguir las pautas terapéuticas marcadas para el control de los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) hace que no desaparezcan los síntomas, lo que repercute en la calidad de vida de los pacientes

La falta de adherencia a los tratamientos de síntomas del tracto urinario inferior (STUI) significa una vuelta a los síntomas por los cuales el paciente acudió a la consulta del médico por primera vez, y que son urgencia miccional, aumento de la frecuencia en la micción, nicturia, goteo posmiccional… “Hay que recordar que la falta de adherencia al tratamiento se asocia a un mayor riesgo de ingreso y cirugía prostática. El farmacéutico es básico para ayudar a garantizar esta adherencia desde la farmacia, por la cercanía con las personas y su conocimiento experto en el medicamento para estas patologías”, explica Clotilde Durban, titular de Farmacia Clotilde Durban, en Masquefa, Barcelona y socia de la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (FEFAC).

Los STUI en varones pueden clasificarse en síntomas de llenado, de vaciado y postmiccionales. En el hombre, una de las principales causas del STUI es el agrandamiento de la próstata, al que generalmente se le llama hiperplasia benigna de próstata. La farmacéutica recuerda que “la próstata es la glándula que produce el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación. Dicha glándula rodea la uretra, el conducto por el que la orina sale del cuerpo. Un agrandamiento de la próstata quiere decir que la glándula se ha vuelto más grande, situación que les sucede a casi todos los hombres a medida que envejecen. Además, existen otras patologías metabólicas, cardiacas y del tracto urinario que se manifiestan con síntomas parecidos”.

Problemas diarios

Hay que tener en cuenta que los STUI impactan de forma negativa en la calidad de vida de los hombres que los padecen, interfiriendo en su día a día, causando malestar y preocupación por el estado de su salud.

Según Clotilde Durban, cuando hablamos de actividades diarias nos referimos al momento de salir de casa, realizar cualquier actividad en el exterior, deporte e, incluso, viajar, sin olvidar las reuniones o el trabajo en general. “Algunos estudios indican que el deterioro que generan los problemas de incontinencia urinaria solo son comparables a la depresión y la artrosis, superando al que determinan otras enfermedades crónicas como la diabetes, la artritis reumatoide o las enfermedades cardiacas”.

En este contexto, hay que tener en cuenta que el sueño también se ve afectado, debido a la nicturia; es decir, cuando el individuo se queja de que precisa despertarse durante la noche una o más veces para orinar, con los consiguientes efectos que esto provoca en el descanso.

Causas de nicturia

Las causas de la nicturia en hombres pueden ser varias. Una de ellas es el deterioro de la capacidad de almacenamiento de la vejiga por hipertrofia benigna de próstata, vejiga hiperactiva, cáncer de próstata o vejiga, y reducción de la capacidad funcional de la vejiga. Otras causas son el consumo excesivo de líquido en la noche, la poliuria de 24 horas causada por diabetes, determinados medicamentos como antihipertensivos, psicotrópicos, descongestivos… El Parkinson o la demencia, en casos de varones ancianos, también son causa de nicturia.

En opinión de la especialista, el farmacéutico es de gran ayuda en estos casos, ya que el paciente suele tener confianza con su farmacéutico y, a veces, suele contarle sus problemas de incontinencia. Cuando no son ellos, son sus mujeres quienes piden consejo, con lo cual el farmacéutico debe escuchar al paciente y derivar al médico para su diagnóstico en caso necesario. “El farmacéutico juega un papel muy importante en la adherencia al tratamiento y el seguimiento, que, a día de hoy, podemos hacer con facilidad a través de la receta electrónica, comprobando si retira los medicamentos recetados. En resumen, creo que el farmacéutico debe escuchar, derivar y realizar el seguimiento”.

 

x