viernes 22.11.2019

Los farmacéuticos deben estar preparados para orientar y saber cuándo derivar a una paciente con STUI

Los farmacéuticos comunitarios deben estar preparados para orientar y saber cuándo derivar a las mujeres con sospecha de tener síntomas del tracto urinario inferior (STUI)

Los farmacéuticos deben estar preparados para orientar y saber cuándo derivar a una paciente con STUI

La Farmacia Comunitaria (FC) es el establecimiento sanitario más accesible y cercano al paciente, y en ocasiones el farmacéutico es el único profesional sanitario consultado por las mujeres que tienen síntoma del tracto urinario inferior (STUI). Por eso, Mercedes Herrera Sánchez-Maroto, farmacéutica del departamento de Desarrollo Profesional del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palma, explica que “debemos estar preparados para orientar y saber cuándo derivar, más aún en estas situaciones que por vergüenza pueden sufrirse en silencio”.

Conocer sus antecedentes, tratamientos, cambios acontecidos y los síntomas que padece la paciente ayudarán a identificar los casos a derivar para un correcto diagnóstico por el médico de Atención Primaria (MAP) y que planifique una adecuada estrategia terapéutica.

La farmacéutica comenta que en los casos de incontinencia urinaria (IU) complicada, como es la IU recurrente, asociada a otros problemas como dolor pélvico, hematuria, infecciones urinarias recurrentes, sospecha de fístula o radioterapia pélvica previa, entre otros, las pacientes deberían ser derivadas a un especialista que tenga una formación específica o que sea atendida en unidades especializadas con un equipo interdisciplinar.

Consenso en la derivación

En su opinión, los criterios de derivación ante la sospecha de STUI deben estar consensuados, abordando en primer lugar los casos más afectados, y promoviendo desde el inicio unos hábitos de vida que mejoren la sintomatología. “Disponer además de cuestionarios que pueda cumplimentar la paciente con STUI para evaluar los síntomas y la afectación de su calidad de vida proporcionará información útil que podremos facilitarle al MAP”.

Causas de consultas

Los principales síntomas por los que las mujeres consultan en la farmacia son la urgencia y la incontinencia; una vez que ya supone una alteración en la vida diaria y suelen ser los más molestos. “Otras veces no consultan por el síntoma, sino que desde la farmacia se sospecha por el inicio o aumento de consumo de compresas para pérdidas de orina o debido a un fuerte olor corporal. Es importante que prestemos atención a pacientes que utilicen medicamentos que puedan estar ocasionando IU como reacción adversa”, apunta la farmacéutica.

Es muy habitual que se piense que son cosas de la edad, motivo por el que no se busca remedio y se trata de asumir con normalidad, o se sufre en silencio si se considera que no se ha llegado a esa edad.

“En Las Palmas, -apunta Mercedes Herrera- la relación entre los equipos de atención primaria y la FC varía mucho de una zona farmacéutica a otra, desde una mera relación administrativa hasta formar parte de sesiones clínicas y/o consejos de salud interdisciplinares. No está disponible un sistema ágil y sencillo de comunicación a pesar de tener la receta electrónica bien desarrollada e implantada desde hace años. Normalmente se desconoce quién es el farmacéutico habitual de un paciente”.

Proyectos en marcha

No obstante, en la actualidad hay proyectos para implementar herramientas de comunicación entre profesionales sanitarios de distintos ámbitos asistenciales con el fin de mejorar la atención a pacientes.

Por eso, debe fomentarse para que la farmacia pueda reforzar el mensaje que dé el equipo desde el Centro de Salud. “Es importante que vayamos todos de la mano, transmitiendo el mismo consejo. Y aprovechar todo el potencial que tiene la FC en relación a la mejora de la adherencia al tratamiento, la cual es muy baja en el tratamiento de estos STUI, y el seguimiento de la efectividad y seguridad. Para ello, tanto las instituciones como los propios profesionales, deberán poner de su parte y llegar a acuerdos sobre cómo trabajar este punto y transformarlo en ideas concretas locales.

Empatía

La farmacéutica reconoce que es un tema delicado hablar con la paciente que se sospecha que puede tener STUI. Por eso, hay que tratarlo con la máxima empatía, respeto y profesionalidad. “La experiencia también hará que sepamos cómo dirigirnos y abordar el tema con naturalidad y explicando que es posible mejorar su calidad de vida. Además, siempre es interesante aportar un informe dirigido al médico de AP con aquella información que consideremos relevante, como puede ser un diario miccional (incluyendo durante 3-7 días la frecuencia, episodios de urgencia, incontinencia...)”.

Mercedes Herrera se muestra partidaria a las campañas informativas y de concienciación, para dar a conocer estos síntomas como un problema muy común que puede mejorar en gran medida en muchos casos y así empezar a tratarlo con normalidad.

 

x