Casi todas las farmacias reciben peticiones para dispensar antibióticos sin receta

 Según una encuesta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

Existe una escasa percepción social de las consecuencias de los antibióticos, ya que el 99 por ciento de los profesionales de oficina de farmacia reconoce haber recibido en el último año alguna petición para dispensar un antibiótico sin la correspondiente receta médica.

Son conclusiones que se desprenden del Estudio sobre conocimiento y actitudes sobre la dispensación de antibióticos en la Comunidad de Madrid, que ha promovido el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, en colaboración con la Consejería de Sanidad, con el fin de conocer la percepción del farmacéutico sobre el uso de los antibióticos y las posibles causas que llevan a los ciudadanos a demandar estos tratamientos sin prescripción médica. En total, 1.600 farmacéuticos han completado la encuesta de once puntos, lo que supone un índice de participación del 56 por ciento de las oficinas de farmacia de la región.

Los farmacéuticos también tienen claro que la dificultad de acceder al médico no es una excusa para dispensar un antimicrobiano sin prescripción. Más de un 90 por ciento de los encuestados considera que una posible causa de resistencias a estos tratamientos se debe al uso inapropiado por el paciente, por lo que resulta imprescindible incidir en las campañas de sensibilización hacia el paciente, así como en la formación continua a los profesionales implicados en este problema ante la escasa disponibilidad de nuevos tratamientos.

Cuando se abordan situaciones clínicas concretas, menos del 30 por ciento de los encuestados reconoce que dispensa sin prescripción médica en los casos de infecciones dentales o absceso y urinarias, como cistitis, si conoce al paciente.

“En general, existe una percepción muy alta entre la profesión de que se trata de un problema importante de salud pública, donde la información y el grado de implicación que tengan tanto los pacientes como los profesionales prescriptores y dispensadores resultan decisivos para preservar la eficacia de los antibióticos”, señala Luis Panadero, vicepresidente tercero del COFM.

x