lunes 18.11.2019

Planificar la sucesión familiar de la farmacia

Son varios los aspectos a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la sucesión de una farmacia. Una correcta planificación evitará conflictos, pérdida de patrimonio o problemas legales 

Planificar la sucesión familiar de la farmacia

En el siguiente artículo exponemos la situación de la sucesión familiar de la farmacia. En la primera parte analizamos una serie de consideraciones legales a tener en cuenta y en la segunda, los diferentes aspectos de gestión y de comunicación cuando la sucesión la recibe un hijo farmacéutico.

La sucesión siempre es un proceso doloroso porque implica la pérdida de un ser querido. Pero también es la transmisión de un patrimonio que, en muchas ocasiones, se ha generado durante muchos años de esfuerzo y sacrificio y que representa una oportunidad de futuro para la persona que lo recibe. 

En el caso de la sucesión de una farmacia hay que tener en cuenta otros elementos que hacen que la sucesión sea aún más delicada, por lo que una correcta planificación es esencial para evitar conflictos, pérdida de patrimonio o problemas legales que pueden perjudicar su rentabilidad e incluso su futuro. 

Normalmente la sucesión se ve como algo lejano en el tiempo. El día a día obliga a centrar la atención en la gestión y no en una planificación que no se considera urgente. Generalmente se piensa que la decisión más importante que hay que tomar es el traspaso de la propiedad; pero, en realidad, es un aspecto de un proceso más complejo y largo que hay que considerar de forma meditada y consensuada con todas las partes implicadas.

Consideraciones generales

Las preguntas clave que hay que hacerse al plantear la sucesión de la farmacia son las siguientes:

1.            ¿Qué voy a hacer?
2.            ¿Quién me va a suceder?
3.            ¿Cuándo?
4.            ¿Cómo?

¿Por qué cuesta tanto planificar la sucesión?

Porque, como hemos dicho antes, es un proceso doloroso y que puede tensar las relaciones familiares. Esta es la razón de las autojustificaciones que nos hacemos: “Soy joven, tengo tiempo y mis hijos aún tienen que madurar un poco”; “hay otros problemas más importantes, no nos podemos despistar”; “ahora estoy muy liado, ¡solo falta pensar en esto!”; “de aquí a la jubilación falta mucho”.

Las consecuencias de no planificar

Planificar significa organizar y resolver dudas para todos los implicados. Estos no son solo los herederos potenciales, sino clientes, proveedores, empleados... que no pueden ver de forma clara su fututo.

•             Los clientes pueden percibir falta de profesionalidad y de responsabilidad. Con una oferta indiferenciada y una gran saturación de puntos de venta, el cambio de farmacia tiene muy pocos frenos, por lo que la rotación de clientes y la disminución de los ingresos pueden incrementarse.
•             Los proveedores pueden apostar por otras farmacias, ya que la incertidumbre puede generar percepción de una potencial reducción del volumen de compras futuras y mayor riesgo de impago, debido a una gestión deficiente por una mala planificación que pone en manos de la gestión de la farmacia a profesionales con poca experiencia, insuficiente conocimiento de un negocio complejo y que sufre de las restricciones presupuestarias de la Administración pública.
•             Los empleados pueden ver amenazado su futuro. Una farmacia es un negocio familiar en el que la propiedad tiene un peso muy importante en la gestión. El empleado, para bien o para mal, tiene en cuenta las relaciones familiares y la profesionalidad de las personas que están al frente del negocio. Saben que discusiones, tensiones o relaciones poco saneadas transcienden el ámbito familiar y pueden afectar la viabilidad del negocio. En este caso, la planificación elimina incertidumbres y establece una regla clara de funcionamiento que reducen el riesgo de enfrentamientos y disputas legales. 

Aspectos más importantes a tener en cuenta

El titular


Es la persona que debe tomar las decisiones, planificar y saber explicar a todos los implicados cómo se va a producir la sucesión. En este aspecto, la comunicación, la empatía y el respeto son esenciales para crear un ambiente de confianza y colaboración que se convierta en un punto fuerte de la gestión de la farmacia.

El sucesor

La decisión del sucesor es fundamental, especialmente cuando el propietario quiere legar a la familia el establecimiento y tiene varios hijos. ¿Son farmacéuticos? ¿Cómo compensar un hijo no farmacéutico que no puede hacerse cargo de la farmacia? ¿Cómo valoro el negocio?

Los empleados

En todo este proceso es fundamental manejar bien la comunicación con los empleados de la farmacia, sobre todo, con los que llevan más tiempo porque son una pieza fundamental de apoyo del sucesor.

El plan

El plan tiene que incluir objetivos, acciones y plazos de tiempo consensuados, concretos y valorados. Hay que tener en cuenta aspectos económico, administrativos y de relación con todas las partes implicadas: herederos de la farmacia, herederos sin la farmacia, proveedores, clientes, empleados. 

Edad a la que hay que realizar el traspaso

Generalmente la sucesión se empieza a plantear cuando nos aproximamos a la edad de jubilación. Pero también hay consideraciones que pueden hacer variar este planteamiento inicial:

•             Cansancio y frustración. La gestión de la farmacia es compleja: atraer clientes, retener a los más rentables y gestionar la caja a corto plazo, que está siempre en tensión debido a la falta de seriedad de la Administración en el pago de las facturas, son responsabilidades que afectan la viabilidad y la rentabilidad del negocio, por lo que provocan un gran desgaste diario. Realizar la sucesión de la farmacia, escogiendo al sucesor que se pueda implicar en el día a día y ayude a tomar decisiones, es una alternativa para conciliar la gestión con una vida más tranquila.


•             Constituir una comunidad de bienes para disminuir los impuestos. 

Queremos introducir dos planteamientos muy distintos a la hora de afrontar la sucesión y que nos mostrarán los problemas que se pueden generar por una falta de planificación en la sucesión.

•             Sucesión con testamento, que simplifica el proceso.
•             Sucesión sin testamento, que complica el proceso.

Sucesión con testamento

La farmacia es, frecuentemente, el bien de mayor valor patrimonial del testador. Por otro lado, la farmacia es un establecimiento sanitario privado, de interés público del que solo puede ser titular y propietario un licenciado en Farmacia. Este hecho influye de forma muy importante en la sucesión, su planificación y en las decisiones a nivel familiar que hay que tomar.


La propiedad de la farmacia: bien ganancial o privativo

•             La farmacia es un bien ganancial si el titular la ha adquirido por compra después de estar casado.
•             La farmacia es un bien privativo si:
•             El titular es soltero.
•             El titular está casado y la adquirió cuando era soltero.
•             El titular está casado y ha recibido la farmacia en herencia.
•             El titular está casado, pero la adquirió con sus propios bienes, haciéndolo constar en la escritura de compra con el reconocimiento del cónyuge.

La donación de la farmacia en vida

El titular puede donar la farmacia a uno o varios de sus herederos, con una limitación prevista en el artículo 636 del Código Civil que afecta a su viabilidad:

“No obstante lo dispuesto en el artículo 634, ninguno podrá dar ni recibir, por vía de donación, más de lo que pueda dar o recibir por testamento. La donación será inoficiosa en todo lo que exceda de esta medida”.

Esto significa que el resto de herederos, que no hayan recibido la farmacia en donación, no pueden verse perjudicados económicamente a la hora de la sucesión.

¿Qué ocurre con la gestión, en caso de donación, antes del fallecimiento del titular?

Antes del fallecimiento la donación tiene plenos efectos. Los bienes de la herencia solo se determinan y valoran cuando se produce la muerte. Durante la vida del titular la gestión de la farmacia no varía, explotándose por él y los hijos donatarios sin que los demás puedan reclamar nada. 

¿Qué ocurre, en caso de donación, después del fallecimiento?

En este caso hay que determinar y valorar los bienes del fallecido en el momento de su muerte y los donados en vida.

¿Qué sucede con la propiedad de la farmacia donada en vida a la muerte del titular?

Al liquidarse la herencia, la propiedad de la farmacia corresponde a los familiares que la recibieron en donación en vida del titular. No puede haber ningún cambio. Por lo tanto, el titular, al donar, asegura la continuidad del negocio, ya que la farmacia será gestionada por herederos farmacéuticos.

¿Cómo se reparten los bienes del titular a su muerte?

Si los bienes son escasos y la herencia de los herederos no farmacéuticos queda disminuida, pueden reclamar a los herederos que recibieron la farmacia en donación una compensación, tal como establece el artículo 654 del Código Civil:

“Las donaciones que, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 636, sean inoficiosas computado el valor líquido de los bienes del donante al tiempo de su muerte, deberán ser reducidas en cuanto al exceso; pero esta reducción no obstará para que tengan efecto durante la vida del donante y para que el donatario haga suyos los frutos. (…) Para la reducción de las donaciones se estará a lo dispuesto en este capítulo y en los artículos 820 y 821 del presente Código”.

Las implicaciones de este artículo del Código Civil es que los herederos que recibieron la farmacia son sus propietarios, pero deberán pagar al resto de herederos por lo que han recibido de más y, en este caso, el gran problema siempre es la valoración de la farmacia y cómo se paga esta compensación.

Para evitar esta situación, el titular debe reflejar cómo debe compensarse al resto de familiares y esto puede ser en dos momentos:

•             En vida.
•             Después de su muerte, estableciendo en el testamento las reglas de valoración y compensación.
Algunas ideas para incluir en el testamento que simplifican el proceso de sucesión:

•             Para que el resto de familiares no farmacéuticos participen de los beneficios del negocio, adjudicarles el local de la farmacia y constituir un alquiler a la farmacia.
•             La compensación en dinero al contado puede realizarse con financiación, con la garantía del propio fondo de comercio.

Sucesión sin testamento

Si uno de los descendientes del titular es farmacéutico, el hecho de que los otros sean o no farmacéuticos, es indiferente ya que no pueden adquirir la farmacia por herencia, pero sí tienen un derecho económico, como hemos visto anteriormente. El heredero farmacéutico que se queda con la farmacia tendrá que compensarlos con otros bienes o con dinero dentro del equilibrio al que obligue la normativa que les sea de aplicación.

¿Y si no se ponen de acuerdo en la adjudicación y reparto de la herencia?

Los herederos tienen derecho por partes iguales. Si existe un hijo farmacéutico, todos los demás herederos tienen que acordar de forma unánime que la farmacia va a ser propiedad de él. Si no existe acuerdo, la comunidad hereditaria no puede ser titular de la farmacia durante más tiempo que el autorizado por la legislación farmacéutica por lo que, en caso de no alcanzar la unanimidad, hay que venderla. En este caso, el heredero farmacéutico tiene derecho de adquisición preferente al formar parte de la comunidad hereditaria.

Fiscalmente es beneficioso alcanzar un acuerdo

Si el familiar farmacéutico hereda la farmacia y mantiene la propiedad durante un mínimo de 10 años todos se pueden acoger a los beneficios fiscales de sucesión de empresa familiar, ya que el Impuesto sobre sucesiones prevé que todos los herederos vean reducida su base imponible en un 95 por ciento. Esta deducción se puede aplicar si el negocio era la principal fuente de renta del fallecido que lo gestionaba de forma habitual, personal y directa, gozando de la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio. 

¿Cómo se compensa al resto de herederos?

El heredero farmacéutico debe compensar en dinero o con otros bienes de valor equivalente su total adjudicación de la farmacia. En este caso pueden surgir discusiones sobre la valoración de la farmacia y el resto de bienes que dilaten la toma de decisiones, con lo que se puede poner en peligro la propiedad de la farmacia al tener que venderla. Al estar la farmacia sujeta a autorización administrativa, los cambios de titularidad están sometidos a plazos que, según la comunidad autónoma, oscilan entre 18 y 24 meses. 

Para valorar las compensaciones hay que establecer el valor real de la farmacia, que no es el valor fiscal. La mejor solución es que la realice un profesional. Una vez realizada la valoración hay que calcular la cuantía que le corresponde a cada heredero. El que tiene la propiedad de la farmacia debe hacer frente al pago en metálico de las compensaciones, que se puede realizar en plazos anuales correspondientes a los cash flows generados por la propia farmacia con intereses de demora. También se puede financiar mediante un préstamo con garantía de fondo de comercio. 

¿Y el día a día en la farmacia?

Es frecuente que el ADN del farmacéutico se traspase de generación en generación, incluso a más de una generación. Pero, ¿cómo podemos hacer que el negocio funcione? Cualquier cambio generacional es un trauma que hay que tratar y acompañar. Puede haber 30 años de diferencia entre padres e hijos. El sector ha cambiado enormemente:

•             Antes las fórmulas magistrales era el garante del corazón sanitario de la farmacia. Hoy lo son los servicios y la parafarmacia.
•             Existe mucha más competencia.
•             Los márgenes en los medicamentos -y en especial los genéricos- se han reducido.
•             Han aparecido nuevos canales de venta y además Internet.
•             A pesar de todo, no perder de vista la visión de la salud.
•             La farmacia orientada al servicio. Antes dispensábamos, ahora vendemos y fidelizamos.
 
Visión para los clientes

Pueden estar acostumbrados a ver al heredero/herederos en la farmacia. Les puede ser difícil asumir el paso de estudiante o hijo/a de a titular. Por ello es importante que durante un tiempo el titular acompañe y comunique verbalmente la formación –licenciatura, máster…–  y los planes de que en breve asumirá la dirección de la farmacia.

Visión para los colaboradores

Suele ser una situación que genera conflictos, en especial, para los colaboradores de más edad y que han mantenido una posición leal con el titular. Pasar de ser hijo/a de a titular/jefe de… suele ser complicado. Por ello es importante estudiar las reticencias de cada persona y revisar el organigrama. A veces, puede ser necesario seleccionar otra “mano derecha”. El futuro titular deberá estudiar los distintos escenarios y crearse su equipo. Será interesante intensificar las reuniones con los colaboradores y evaluar el reenfoque de la organización.

Visión para los proveedores

Ahora vas a ser el/la hijo/a que será el/la responsable de las compras y de la gestión de la farmacia. Sin duda, un cambio importante de interlocutor para los delegados. Será necesario un periodo de adaptación con tutela del padre o la madre, aunque es importante que el heredero vaya creando sus propias normas. A lo mejor es el momento de revisar sinergias que están obsoletas. Evidentemente, el titular tiene una gran experiencia comercial que debe traspasar pero la savia nueva también es regeneradora.

Estrategias paralelas

Siempre que nos encontramos con la situación de planificar la sucesión aconsejamos –y tutelamos– distintas ideas. Por ejemplo:

•             Aconsejamos realizar un periodo de prácticas en otras farmacias. Ello significa ver otras formas de trabajar, de gestionar los recursos humanos, una oferta comercial diferente… 
•             Reformar la farmacia o cambio de imagen. Es un momento de hacer más evidente el cambio. 
•             Incorporación de nuevos servicios: por ejemplo, la ortopedia, una cabina de estética…
•             Plantearse la venta por Internet.
•             Visitar ferias nacionales e internacionales. Siempre es importante asistir a estos eventos, pero para crear un marco mental más grande es una buena opción.

Sin duda, la sucesión de la farmacia es un momento importante para el titular que debe ser tratado con minuciosidad y rigor, ya que a parte del valor patrimonial y sentimental, si es una sucesión planificada será el futuro de una nueva generación.

x