lunes 16.12.2019

Dolocare Flex, una opción natural para el manejo del dolor articular basada en evidencias clínicas

Está avalado por múltiples estudios clínicos, tal y como se ha puesto de manifiesto en su presentación
Dolocare Flex, una opción natural para el manejo del dolor articular basada en evidencias clínicas

Procare Health, laboratorio farmacéutico enfocado en la salud y el bienestar de la mujer, acaba de lanzar al mercado Dolocare Flex, un complemento alimenticio a base de Cúrcuma longa que contribuye a mantener la flexibilidad y la salud de articulaciones y huesos. “Igual que el resto de productos de Procare Health, Dolocare Flex está elaborado con principios terapéuticos de origen natural y basado en evidencias clínicas”, asegura Carine Emsellem, cofundadora y directora científica de Procare Health, que ha presentado este producto en Barcelona a la prensa especializada.

La artrosis es una de las enfermedades más comunes en España y en países de todo el mundo. Se estima que, a nivel global, 300 millones de personas padecen artritis sintomática. En España, son 7 los millones de afectados por esta enfermedad que, en los próximos años, será cada vez más común en personas mayores, mujeres y deportistas.

“Es una enfermedad creciente debido al envejecimiento; de género femenino, ya que una de cada cuatro mujeres de más de 15 años tiene artrosis y a partir de los 50 es común debido a la menopausia; y afecta a los deportistas de alta competición y a los deportistas amateur”, asegura el doctor Josep Vergés, presidente de la OAFI (Osteoarthritis Foundation International). En España, el coste de la artrosis es de 5.000 millones de euros, con un gasto en prótesis de 100.000 millones de euros anuales.

“Dolocare Flex es un producto seguro y eficaz indicado para personas mayores y mujeres, pero también para otros grupos de riesgo más jóvenes como los deportistas, debido al aumento de la esperanza de vida y el cambio hacia una sociedad con un estilo de vida más activo”, apunta Vergés. El experto destaca la importancia de la farmacia como primer punto sanitario al que el paciente acude cuando tiene un problema de salud y la figura del farmacéutico en el cumplimiento terapéutico en casos de pacientes con dolor articular.

Tratamientos actuales

El tratamiento actual se basa en la combinación de medidas no farmacológicas y farmacológicas recomendadas en función de la severidad de la artrosis y a criterio de los profesionales sanitarios.

El Dr. Vergés recuerda la importancia de las medidas higiénico-dietéticas para el enfermo de artrosis, como realizar ejercicio, perder peso siguiendo una dieta, la higiene postural, la ortopedia o la terapia manual.

Por lo que respecta a las medidas farmacológicas, se basan en el uso de analgésicos y Sysadoa. En casos de pacientes sintomáticos persistentes o severos se prescriben antiinflamatorios no esteroideos, con el riesgo asociado de efectos secundarios. La última medida farmacológica son los opioides derivados de la morfina o la cirugía (para el estado terminal de la enfermedad).

“La realidad del paciente artrósico que emplea comúnmente tratamientos farmacológicos de forma crónica es que, aunque son efectivos, está expuesto a los inconvenientes o molestias que estos pueden producir, como, por ejemplo, el riesgo gastrointestinal que existe con algunos fármacos o la acción lenta o retardada de otros”, asegura el doctor Jordi Monfort, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital del Mar de Barcelona.

“Por este motivo, el empleo de alternativas menos agresivas o tratamientos coadyuvantes que ayuden a reducir las dosis de estos fármacos es fundamental para los pacientes”, añade Monfort en referencia al nuevo producto lanzado por el laboratorio Procare Health.

Nueva opción, la cúrcuma bio-optimizada

La cúrcuma es una especie extraída de la raíz de la planta Cúrcuma longa, muy utilizada desde hace siglos en países asiáticos como India y Japón. En la Medicina tradicional ayurvédica la cúrcuma se utiliza para tratar dolencias asociadas a inflamaciones como las enfermedades reumáticas.

El 90 por ciento de los curcuminoides, las moléculas presentes en la cúrcuma, es la curcumina, responsable del pigmento amarillo y el principio activo que ha demostrado sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias en numerosos estudios. En los últimos cinco años, más de 6.000 publicaciones científicas avalan el mecanismo de acción de la curcumina.

El problema de la cúrcuma es que en polvo se absorbe muy poco en el organismo, de modo que para conseguir una actividad antiinflamatoria óptima sería necesario añadir cantidades muy elevadas de cúrcuma a la dieta. Para mejorar la absorción, Dolocare Flex emplea una microemulsión de curcumina 1.350 veces más asimilable que la presente en la cúrcuma en polvo. Una cápsula de Dolocare Flex equivale a ingerir 950 gramos, casi un kilo de polvo de cúrcuma de la que puede comprarse en el supermercado.

Solución natural con evidencia clínica

Dolocare Flex está avalado por múltiples estudios clínicos, entre los más importantes el estudio COPRA, realizado a 150 pacientes entre 45 y 80 años con artrosis de rodilla moderada-severa, siendo usuarios regulares de paracetamol y/o AINE para el manejo del dolor. Fueron evaluados el primer y el tercer mes de tratamiento con Dolocare Flex y los resultados se compararon frente al grupo placebo (estudio doble ciego). Se observó, tanto al primer como al tercer mes de tratamiento con Dolocare Flex, una reducción significativa del dolor frente al grupo placebo.

El resultado más impactante de este estudio, aparte de la reducción del dolor, es la reducción de la dosis de AINE durante el tratamiento. “El lugar de Dolocare Flex en la artrosis es el de tratamiento coadyuvante en cualquiera de las fases de la enfermedad, acompañando al paciente, disminuyendo la dosis de analgésicos y AINE”, concreta el doctor Monfort.

x