jueves 21.11.2019

La actividad física beneficia más a los pacientes con enfermedad cardiovascular

Los expertos enfatizan la importancia de un estilo de vida físicamente activo para los pacientes con enfermedades cardiovasculares alentandoles a mantener tanta actividad física como sea posible

La actividad física beneficia más a los pacientes con enfermedad cardiovascular

El aumento de la actividad física redujo el riesgo de morir durante un período de seguimiento de seis años para las personas con y sin ECV, pero los investigadores encontraron que la mayor reducción en el riesgo fue en las personas con ECV y esto continuó reduciendo el ejercicio que hicieron.

Hay muchas pruebas que demuestran que la actividad física reduce el riesgo de morir de ECV en personas sanas; hay menos evidencia de su efecto en personas con ECV preexistente, aunque las guías lo recomiendan y, hasta ahora, ningún estudio ha comparado el efecto beneficioso de la actividad física entre personas con y sin ECV.

Investigadores dirigidos por el doctor Sang-Woo Jeong, cardiólogo de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur), analizaron los datos de un total de 441.798 personas inscritas en la Cohorte de Detección de Salud de los Servicios Nacionales de Seguro de Salud de Corea, que se sometieron a un programa de evaluación de salud entre 2009 y 2015 y encuestas completas sobre actividad física. Los resultados se publican en el European Heart Journal.

Los participantes tenían más de 40 años y la edad promedio era de 60 años. Un total de 131.558 tenían ECV y 310.240 no y el 53,5 por ciento eran hombres. Los participantes fueron seguidos durante casi seis años, y la información sobre muertes y causas de muerte se recogió del Índice Nacional de Muertes de Corea.

La encuesta sobre actividad física les pidió que recordaran cuánta actividad física habían realizado en los últimos siete días y esta información se convirtió en unidades de tarea metabólica equivalente (MET) minutos por semana (MET-min / semana).

El coautor, el doctor Si-Hyuck Kang, también cardiólogo de la Universidad Nacional de Seúl, dice que "la guía ESC 2016 para la prevención primaria recomienda que los adultos sanos de todas las edades deben realizar al menos 150 minutos a la semana de intensidad moderada o 75 minutos a la semana de actividad física aeróbica de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente".

Al final del período de seguimiento, los investigadores encontraron que las personas con ECV se beneficiaban más del ejercicio físico que aquellas sin ECV: por cada 500 MET-min / semana, el riesgo de muerte se redujo en un 14 y un 7 por ciento respectivamente.

Después de ajustar los factores que podrían afectar los resultados, como la edad, el sexo, el tabaquismo y otras afecciones médicas, las personas sanas sin ECV se beneficiaron más al hacer 0-499 MET-minutos / semana de ejercicio.

El riesgo de muerte entre los totalmente sedentarios fue un 27 por ciento más alto que entre los que realizaron la mayor actividad física (1500 MET-min / semana o más). Se redujo a un 8 por ciento más de riesgo para aquellos que realizan 0-499 MET-min / semana de ejercicio y después de eso, la reducción del riesgo fue mucho menor y se estabilizó por encima de 1000 MET-min / semana.

Entre las personas con ECV, aunque el mayor beneficio se observó en aquellos que hicieron 0-499 MET-min / semana, la reducción en el riesgo de muerte continuó mejorando más allá de 500 MET-min / semana. En comparación con las personas sin ECV que hicieron más ejercicio, el mayor riesgo fue del 87 por ciento y el 45 por ciento para las personas con ECV que tenían un estilo de vida totalmente sedentario y para las que hicieron 0-499 MET-minutos / semana, respectivamente. Entre las personas con ECV que realizaron 1000 MET-min / semana o más de actividad física, el riesgo de muerte se redujo aún más a un aumento del riesgo del 14 por ciento.

El doctor Jeong dice: "Encontramos que aproximadamente la mitad de las personas en el estudio no alcanzaron el nivel recomendado de actividad física en el tiempo libre, y una cuarta parte tenía un estilo de vida totalmente sedentario".

De hecho, "las personas con enfermedad cardiovascular tenían niveles más bajos de actividad física que aquellos sin ella. Sin embargo, cuanto más ejercicio hacían, menor era el riesgo de muerte durante los seis años de seguimiento. El nuevo hallazgo principal de este estudio es que las personas con enfermedad cardiovascular se benefician en mayor medida de un estilo de vida físicamente activo que las personas sanas sin enfermedad cardiovascular", añade el experto.

Los investigadores creen que sus hallazgos pueden aplicarse a otras personas en otros países, ya que el papel desempeñado por la actividad física en las enfermedades cardiovasculares es común a todas las poblaciones.

El doctor Kang explica: "Puede haber varias explicaciones plausibles de por qué las personas con ECV se beneficiaron más del ejercicio. Primero, el estilo de vida sedentario es un factor de riesgo bien conocido para las ECV. Los pacientes con ECV pueden haber tenido estilos de vida sedentarios y, por lo tanto, cambiar su estilo de vida, ser más activo físicamente puede ser más beneficioso. En segundo lugar, una serie de estudios previos han demostrado que la actividad física ayuda a controlar los factores de riesgo cardiovascular como la presión arterial, el colesterol y la glucosa en sangre".

El beneficio de la actividad física en la prevención secundaria puede venir al controlar mejor tales factores de riesgo, apunta. Por último, los pacientes con ECV generalmente tienen niveles más altos de inflamación sistémica que aquellos sin ECV, y existe evidencia de que la actividad física reduce los niveles inflamatorios sistémicos".

x