viernes 18/6/21

Los antidepresivos comúnmente recetados no aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico

La depresión es común después de un accidente cerebrovascular y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son algunos de los primeros medicamentos utilizados
depresion

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), unos antidepresivos recetados con frecuencia no están asociados con un mayor riesgo de hemorragia intracerebral, el tipo de accidente cerebrovascular más mortal, según un estudio preliminar presentado en la 73a Reunión Anual de la Academia Estadounidense de Neurología.

Una hemorragia intracerebral es cuando un vaso sanguíneo estalla en el cerebro y envía sangre al tejido circundante. Las causas más comunes son la presión arterial alta y el traumatismo craneoencefálico, pero algunos estudios también han sugerido que los ISRS pueden aumentar el riesgo de una persona de sufrir este tipo de accidente cerebrovascular hemorrágico.

“Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina actúan previniendo la reabsorción de la serotonina química, que regula el estado de ánimo, en las células, haciendo más disponible en el cerebro”, explica el autor del estudio Mithilesh Siddu, de la Universidad de Miami y miembro de la Academia Americana de Neurología.

“Sin embargo, al interferir con la serotonina, que también desempeña un papel en la coagulación de la sangre, los ISRS pueden aumentar el riesgo de hemorragia –prosigue–. Por lo tanto, para determinar si estos antidepresivos aumentan el riesgo de hemorragias cerebrales, analizamos una gran población de personas con accidentes cerebrovasculares”.

Para el estudio, los investigadores identificaron a 127.915 personas que sufrieron un accidente cerebrovascular entre 2010 y 2019. A un total de 17.009 personas se les habían recetado antidepresivos antes de su accidente cerebrovascular y a las otras 110.906 nunca se les había recetado un ISRS.

Los investigadores encontraron que el 11% de las personas a las que se les habían recetado antidepresivos tenían una hemorragia intracerebral, en comparación con el 14% de las personas a las que no.

Después de ajustar por otros factores que podrían afectar el riesgo de accidente cerebrovascular, como la edad, la presión arterial alta y la diabetes, los investigadores encontraron que las personas que tomaban antidepresivos tenían la misma probabilidad de sufrir una hemorragia intracerebral que las personas que no tomaban dichos medicamentos.

“Estos hallazgos son importantes, especialmente porque la depresión es común después de un accidente cerebrovascular y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son algunos de los primeros medicamentos considerados para las personas –señala Siddu–. Se necesita más investigación para confirmar nuestros hallazgos y también para examinar si los ISRS recetados después de un accidente cerebrovascular pueden estar relacionados con el riesgo de un segundo accidente cerebrovascular”.