lunes 13.07.2020

Desarrollan un nuevo spray para combatir las lesiones por congelación

El aerosol tiene como base un anticoagulante para mejorar el flujo sanguíneo y liposomas que permiten la administración del anticoagulante en la parte más profunda de la piel

Desarrollan un nuevo spray para combatir las lesiones por congelación

Investigadores del Institute of Nano Science and Technology de Mohali (India) han desarrollado un gel en spray que se rocía sobre las lesiones provocadas por la congelación, ayudando a la cicatrización de las heridas en deportes de nieve y montaña u otro tipo de personas que viven en climas particularmente hostiles.

La congelación hace que los fluidos de la piel y los tejidos subyacentes se congelen y cristalicen, lo que provoca inflamación, disminución del flujo sanguíneo y muerte celular. Las extremidades son las áreas más afectadas porque están más alejadas del núcleo del cuerpo y ya tienen un flujo de sangre reducido. Si no se trata la congelación poco después de la lesión, podría provocar gangrena y amputación de las partes afectadas. Sin embargo, puede ser difícil obtener un tratamiento rápido en áreas remotas y cubiertas de nieve.

Los tratamientos convencionales incluyen la inmersión de la parte del cuerpo en agua caliente, la aplicación de cremas antibióticas tópicas o la administración de vasodilatadores y medicamentos antiinflamatorios, pero muchos de ellos no están disponibles en zonas aisladas, como las cimas de las montañas. Otros, como los medicamentos tópicos, podrían terminar congelándose. Por eso, estos investigadores se plantearon el reto de diseñar un gel en aerosol estable al frío que pudiera ser administrado para el tratamiento inmediato de las lesiones por congelación.

Para desarrollar su aerosol, los investigadores utilizaron heparina, anticoagulante que mejora el flujo sanguíneo al reducir la coagulación y ayudar en la reparación de los vasos sanguíneos, sobre liposomas. Estos portadores de lípidos ayudan a administrar la heparina en lo profundo de la piel. Incrustaron los liposomas cargados de heparina en un hidrogel rociable que también contiene ibuprofeno y propilenglicol, lo que ayudó a evitar que el aerosol se congelara a temperaturas muy bajas.

Cuando los investigadores probaron el gel en aerosol en modelos experimentales con congelación, encontraron que el tratamiento curó completamente las lesiones en un lapso de 14 días, mientras que las lesiones no tratadas solo se curaron en un 40 por ciento y las heridas tratadas con una crema antibiótica se curaron en un 80 por ciento. El spray redujo los niveles de citoquinas inflamatorias en el lugar de la herida y en la circulación sanguínea, lo que probablemente aceleró la curación, según los investigadores.