domingo 11/4/21

Los desinfectantes sin alcohol son igualmente efectivos contra la COVID-19

Así lo ha confirmado un estudio basado en muestras del coronavirus con cloruro de benzalconio, que se usa comúnmente en desinfectantes para manos sin alcohol

Un nuevo estudio ha evidenciado que los desinfectantes para manos sin alcohol son efectivos para eliminar el virus de la COVID-19 en las superficies. Al menos tanto como los productos a base de alcohol. Así lo ha comprobado un grupo de investigadores de la Universidad Brigham Young (Estados Unidos)

“Nuestros resultados indican que el desinfectante de manos sin alcohol funciona igual de bien, así que podríamos, incluso deberíamos, usarlo para controlar el COVID-19”, Así lo exponen en el trabajo publicado en la revista ‘Journal of Hospital Infection’.

Estos científicos trataron muestras del coronavirus con cloruro de benzalconio, que se usa comúnmente en desinfectantes para manos sin alcohol. También otros compuestos de amonio cuaternario, que se encuentran regularmente en los desinfectantes.

Para probar su hipótesis, pusieron muestras del virus en tubos de ensayo. Luego las mezclaron en diferentes compuestos, incluyendo una solución de cloruro de benzalconio al 0,2 por ciento. También tres desinfectantes disponibles comercialmente que contienen compuestos de amonio cuaternario, así como cargas de suelo y agua dura. En la mayoría de los casos de prueba, los compuestos eliminaron al menos el 99,9 por ciento del virus en 15 segundos.

Ventajas de los desinfectantes sin alcohol

Por otra parte, los desinfectantes sin alcohol para manos tienen una serie de ventajas sobre sus homólogos basados en el alcohol.  Así apuntan a que el cloruro de benzalconio se puede usar en concentraciones mucho más bajas. Esto permite que no cause la familiar sensación de ‘quemadura’ que se podría conocer por el uso de un desinfectante de manos con alcohol.

Esto puede facilitar la vida de las personas que tienen que desinfectarse mucho las manos. En concreto, los trabajadores sanitarios. Incluso puede aumentar el cumplimiento de las directrices de desinfección.  Además, sugieren que estos hallazgos “pueden realmente proporcionar un cambio en las instrucciones sobre el desinfectante de manos”.