martes 07.07.2020

Limitar las ingestas de comida en un periodo de 10 horas al día ayuda a evitar la diabetes y enfermedades cardiacas

Los ritmos circadianos son los ciclos de 24 horas de procesos biológicos que afectan a casi todas las células del cuerpo
Limitar las ingestas de comida en un periodo de 10 horas al día ayuda a evitar la diabetes y enfermedades cardiacas

Una investigación conjunta de científicos del Instituto Salk y la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) ha descubierto que una intervención alimentaria con restricción de tiempo de 10 horas, cuando se combina con medicamentos tradicionales, consigue pérdida de peso, niveles más estables de azúcar en sangre e insulina y reducción de la grasa abdominal, la presión arterial y colesterol para los participantes.

El estudio piloto, publicado en la revista 'Cell Metabolism' podría llevar a una nueva opción de tratamiento para pacientes con síndrome metabólico que corren el riesgo de desarrollar afecciones médicas costosas y que alteran la vida, como la diabetes o las patologías cardiacas. Es una esperanza ya que las intervenciones en el estilo de vida, como adoptar una dieta saludable y aumentar el ejercicio físico, son difíciles de mantener e, incluso cuando se combinan con medicamentos, a menudo son insuficientes para controlar completamente la enfermedad.

"Hemos descubierto que la combinación de una alimentación restringida en el tiempo con medicamentos puede dar a los pacientes con síndrome metabólico la capacidad de controlar mejor su enfermedad --explica Satchin Panda, coautor y profesor en el Laboratorio de Biología Reguladora de Salk--. A diferencia de contar calorías, la alimentación con restricción de tiempo es una intervención dietética fácil de incorporar, y descubrimos que los participantes pudieron mantener el horario de alimentación".

La alimentación restringida en el tiempo (comer todas las calorías dentro de un intervalo constante de 10 horas) respalda los ritmos circadianos de un individuo y puede maximizar los beneficios para la salud, como lo demuestra una investigación previa publicada por el equipo de Salk.

Los ritmos circadianos son los ciclos de 24 horas de procesos biológicos que afectan a casi todas las células del cuerpo. Cada vez más, los científicos están descubriendo que los patrones de alimentación erráticos pueden alterar este sistema y aumentar el riesgo de síndrome metabólico y otros trastornos metabólicos con síntomas tales como aumento de la grasa abdominal, colesterol o triglicéridos anormales, y presión arterial alta y niveles de azúcar en la sangre.

"Comer y beber todo (excepto el agua) dentro de una ventana constante de 10 horas permite que el cuerpo descanse y se restablezca durante 14 horas por la noche. Su cuerpo también puede anticipar cuándo comerá para prepararse para optimizar el metabolismo", señala Emily Manoogian, coprimera autora del artículo y becaria postdoctoral en el laboratorio de Panda.

"Queríamos saber si controlar el momento de la ingesta de alimentos para apoyar los ritmos circadianos mejoraría la salud de las personas que ya estaban siendo tratadas por enfermedades cardiometabólicas", añade.

"Sospechamos que una intervención alimentaria de 10 horas podría ser beneficiosa debido al trabajo pionero de Satchin Panda en animales, que demostró que la alimentación restringida en el tiempo condujo a beneficios para la salud dramáticos, incluido un metabolismo más saludable", agrega Michael Wilkinson, coautor y profesor asistente de Medicina Clínica en la Facultad de Medicina de la Universidad de California y cardiólogo en la Universidad de Salud de San Diego.

El estudio piloto incluyó a 19 participantes (13 hombres y 6 mujeres) diagnosticados con síndrome metabólico que informaron que comían durante un período de más de 14 horas por día. Además, el 84 por ciento de los participantes estaban tomando al menos un medicamento, como una estatina o una terapia antihipertensiva.

Los participantes del estudio utilizaron la aplicación 'myCircadianClock' del laboratorio Panda para registrar cuándo y qué comieron durante un período inicial de 2 semanas seguido de la intervención de alimentación de tres meses y 10 horas con restricción de tiempo.

Los participantes no informaron ningún efecto adverso durante la intervención. Para reducir la ingesta de alimentos a la ventana de 10 horas, la mayoría de los participantes retrasaron su primera comida y avanzaron su última comida cada día, por lo que no se omitieron las comidas.

Aunque no se recomendó reducir las calorías para la intervención, algunos participantes informaron que comían menos, probablemente debido a la ventana de alimentación más corta.

En general, los participantes experimentaron una mejoría del sueño, así como una reducción del 3-4 por ciento en el peso corporal, el índice de masa corporal, la grasa abdominal y la circunferencia de la cintura.

Los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca disminuyeron a medida que los participantes mostraron presión arterial reducida y colesterol total. Los niveles de azúcar en la sangre y los niveles de insulina también mostraron una tendencia hacia la mejora.

"El metabolismo está estrechamente relacionado con los ritmos circadianos, y sabiendo esto, pudimos desarrollar una intervención para ayudar a los pacientes con síndrome metabólico sin disminuir las calorías o aumentar el ejercicio físico --explica Pam Taub, coautor y profesor asociado de medicina en el UC San Diego School of Medicine y cardiólogo en UC San Diego Health--. Si podemos optimizar los ritmos circadianos, entonces podríamos optimizar el sistema metabólico".

"Adaptar esta alimentación con restricción de tiempo de 10 horas es un método fácil y rentable para reducir los síntomas del síndrome metabólico y mejorar la salud --agrega Panda--. Al retrasar el inicio de la diabetes incluso un año en un millón de personas con prediabetes, la intervención podría ahorrar aproximadamente 9.600 millones de dólares en costos de atención médica en Estados Unidos".

Actualmente, los científicos están llevando a cabo un ensayo clínico financiado por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales para examinar los beneficios de la alimentación con restricción de tiempo en un grupo más grande de más de 100 participantes con síndrome metabólico. El estudio incluye medidas adicionales que ayudarán a los investigadores a investigar los cambios en la composición corporal y la función muscular.