martes 28.01.2020

La vacuna contra la gripe puede ayudar a combatir el cáncer

El aumento de células inmunitarias dentro de un tumor puede cambiarlo de 'frío' a 'caliente', es decir, más reconocible para el sistema inmunitario

La vacuna contra la gripe puede ayudar a combatir el cáncer

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rush (Estados Unidos) han demostrado que inyectar vacunas contra la gripe en tumores de ratones desencadena una respuesta del sistema inmune y, ayudando a combatir el cáncer.

La mayoría de los pacientes tienen tumores 'fríos', es decir, los tumores no contienen muchas células inmunes, o tienen células que suprimen la capacidad del sistema inmune para combatirlos. Los tumores calientes muestran tasas de respuesta al tratamiento más altas y los pacientes con tales tumores tienen tasas de supervivencia mejores.

Actualmente, algunas inmunoterapias utilizan patógenos vivos como tratamientos para el cáncer, pero estos tratamientos solo han mostrado efectos duraderos en un número limitado de pacientes y tipos de cáncer.
"Queríamos entender cómo una fuerte respuesta inmunológica contra patógenos como la gripe y sus componentes podrían mejorar la respuesta inmunitaria mucho más débil contra algunos tumores", reflexiona Andrew Zloza, autor principal del estudio, que se ha publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Partiendo de una base de datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, los investigadores encontraron que los pacientes con cáncer de pulmón hospitalizados por una infección pulmonar de gripe al mismo tiempo vivieron más tiempo que los que tenían cáncer de pulmón sin padecer gripe. Encontraron un resultado similar en modelos de roedores con tumores e infección de gripe en el pulmón. "Sin embargo, hay muchos factores que no comprendemos acerca de las infecciones en vivo", puntualiza Zloza.

Para encontrar una alternativa a las limitaciones de las infecciones vivas, los investigadores inactivaron el virus, creando esencialmente una vacuna contra la gripe. Encontraron que la inyección directa de esta vacuna en el melanoma de piel del modelo utilizado resultó en que los tumores crecieran más lentamente o se encogieran. La vacuna 'calentó' el tumor al incrementar la proporción de células dendríticas en el tumor, llevando a un incremento de células conocidas como células T CD8+, que reconocen y destruyen las células tumorales.

Los autores del estudio observaron resultados similares en un modelo experimental de cáncer de mama metastásico triple negativo, en el cual tanto el crecimiento del tumor primario como la diseminación natural del tumor de mama a los pulmones se redujeron después de la inyección solo en el tumor primario

Para determinar si se podrían obtener resultados similares con los tumores de los pacientes, los investigadores desarrollaron un modelo al que llaman AIR-PDX. Para crear este modelo, implantan una porción de tumor y células inmunes de un paciente con cáncer en el individuo del modelo que no tiene un sistema inmunológico propio en funcionamiento, lo que evita que rechace las células implantadas. Los investigadores utilizaron el tumor pulmonar de un paciente y una metástasis de melanoma en modelos AIR-PDX. Encontraron que poner la vacuna contra la gripe en estos tumores derivados del paciente hace que se reduzcan, mientras que los tumores no tratados siguen creciendo.

Los investigadores probaron que las vacunas contra la gripe pueden reducir el crecimiento del tumor cuando se usan solas, independientemente de si el tumor responde o no a la terapia de inhibidores de punto de control, es decir, a la inmunoterapia. Cuando combinaron la vacuna contra la gripe con estas novedosas herramientas, se produjo una reducción aún mayor en el crecimiento del tumor

x