martes 10.12.2019

La vitamina D no previene la diabetes tipo 2 en personas de alto riesgo

Más del 50 por ciento de los adultos en Estados Unidos toman suplementos nutricionales y el uso de vitamina D ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años

La vitamina D no previene la diabetes tipo 2 en personas de alto riesgo

Tomar un suplemento diario de vitamina D no previene la diabetes tipo 2 en adultos de alto riesgo, según los resultados de un estudio financiado por el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), parte de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos.

El estudio D2d, publicado en 'New England Journal of Medicine' y presentado en las 79ª Sesiones Científicas de la American Diabetes Association, incluyó a 2.423 adultos y se realizó en 22 lugares en los Estados Unidos.

Se trata del estudio más grande para examinar directamente si los suplementos diarios de vitamina D ayudan a evitar que las personas con alto riesgo desarrollen diabetes tipo 2. En él han participado adultos de 30 años o más a quienes se asignó al azar a tomar a diario 4.000 Unidades Internacionales (UI) de la forma D3 (colecalciferol) de vitamina D o una pastilla de placebo diariamente.

Al comienzo del estudio se midieron los niveles de vitamina D los participantes y alrededor del 80 por ciento en ese momento tenían niveles de vitamina D considerados suficientes para los estándares nutricionales de Estados Unidos.

"Los estudios observacionales han informado de una asociación entre niveles bajos de vitamina D y un mayor riesgo de diabetes tipo 2 --explica Myrlene Staten, científica del proyecto D2d en NIDDK--. Además, estudios más pequeños encontraron que la vitamina D podría mejorar la función de las células beta, que producen insulina. Sin embargo, no se sabe si la suplementación con vitamina D puede ayudar a prevenir o retrasar la diabetes tipo 2".

El estudio evaluó a los participantes cada tres a seis meses durante un promedio de 2,5 años para determinar si la diabetes se había desarrollado. Luego, los investigadores compararon la cantidad de personas en cada uno de los dos grupos de estudio que habían progresado a diabetes tipo 2.

Al final del estudio, 293 de los 1.211 participantes (el 24,2 por ciento) del grupo de vitamina D desarrollaron diabetes en comparación con 323 de 1.212 (26,7 por ciento) del grupo de placebo, una diferencia que no alcanzó significación estadística. El estudio fue diseñado para detectar una reducción del riesgo del 25 por ciento o más.

D2d inscribió a un grupo diverso de participantes con una variedad de características físicas, que incluyen sexo, edad e índice de masa corporal, así como diversidad racial y étnica. Esta representación ayuda a garantizar que los hallazgos del estudio puedan aplicarse ampliamente a personas con alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

"Además del tamaño del estudio, una de sus principales fortalezas es la diversidad de sus participantes, que nos permitió examinar el efecto de la vitamina D en una gran variedad de personas --precisa Anastassios G. Pittas, investigador principal del Centro Médico Tufts--. Cuando terminó el estudio, no encontramos una diferencia significativa entre los dos grupos, independientemente de la edad, el sexo, la raza o el origen étnico".

Más del 50 por ciento de los adultos en Estados Unidos toman suplementos nutricionales y el uso de vitamina D ha aumentado considerablemente en los últimos 20 años. Debido a estas tendencias, el estudio también evaluó la seguridad de tomar 4.000 unidades de vitamina D al día, más que la dosis promedio diaria recomendada de 600-800 UI por día, pero dentro de los límites que el Instituto de Medicina considera apropiados para la investigación clínica.

Los investigadores no observaron diferencias en el número y la frecuencia de los efectos secundarios previstos, como niveles altos de calcio en la sangre y cálculos renales cuando compararon los grupos de vitamina D y placebo.

"Como aprendimos del Programa de Prevención de la Diabetes (DPP, por sus siglas en inglés) financiado por NIDDK, la diabetes tipo 2 no es una conclusión inevitable, incluso para quienes tienen un alto riesgo de contraer la enfermedad --señala el director de NIDDK, Griffin P. Rodgers--. Mientras buscamos nuevas formas de prevenir la enfermedad, sabemos que el cambio en el estilo de vida o la metformina siguen siendo métodos efectivos para prevenir la diabetes tipo 2".

x