El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid homenajea a sus primeras mujeres colegiadas

La exposición 'Pioneras farmacéuticas. Las primeras mujeres colegiadas' en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (1918-1936)' recoge la historia y documentación de las primeras 106 mujeres farmacéuticas de Madrid

Se calcula que a principios del s. XX un 40 por ciento de la población era analfabeta, y que solo el 1 por ciento llegaba a acceder a la universidad. Conseguir ser parte de esa minoría, siendo mujer, era un hecho realmente extraordinario. Pero esas mujeres existieron, y rompieron ese tabú social en profesiones muy concretas, como fue el caso de las farmacéuticas. Es por ello que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), con el objetivo de dar un mayor valor a su archivo, y con el de sacar del anonimato a estas primeras farmacéuticas, ha presentado la exposición “Pioneras farmacéuticas. Las primeras mujeres colegiadas en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (1918-1936)”, que ya puede visitarse en la sexta planta de la propia sede colegial.

La misma está conformada por una cronología previa en la que se ha intentado poner nombre y cara a las primeras 106 colegiadas del COFM. Algunas de las biografías destacadas pertenecen a Elvira Moragas, Rosa Herrera Montenegro, Josefa Bonald, o María Josefa Puebla, entre otras.

A continuación, le siguen ocho mesas en las que se recoge documentación administrativa, cartas y fotografías, vinculadas precisamente a la labor de estas mujeres a principios del siglo XX. Así, se aborda, en primer lugar, el reto que suponía para las mismas acceder a la universidad, después el poder ejercer la profesión, y cuál era su papel en ámbitos diferentes como los laboratorios, la oficina de farmacia o la farmacia rural.

Como explicaba en la presentación de esta exposición Mercedes González Gomis, secretaria del COFM e impulsora del proyecto, “gracias a estas mujeres nuestra profesión avanzó y nos permite a día de hoy a muchas mujeres ejercer nuestra profesión desde distintos ámbitos”. No obstante, si en 1918, cuando se inició la colegiación obligatoria, solo el 0,8 por ciento de las colegiadas eran mujeres, esta cifra alcanzó el 28 por ciento en 1936, y a día de hoy, varía entre el 73 y el 83 por ciento.

La importancia del patrimonio documental

Por otra parte, la secretaria del COFM también destacaba que esta es una de las primeras iniciativas a través de las cuales se quiere “dar a conocer el patrimonio documental que tenemos en el colegio”. A este respecto, Marta García, archivera del COFM, insistía en que “la historia nos ofrece información y conocimiento, también para comparar lo que fuimos con lo que somos”.

Para ahondar en este conocimiento, desde el COFM también han preparado a lo largo de esta semana diversas conferencias relacionadas con las primeras farmacéuticas colegidas. Así, se abordarán algunas cuestiones como el papel de la mujer en la Facultad de Farmacia de Madrid; la invisibilidad política del proceso de feminización de la Farmacia durante el S. XX y el s. XXI; las mujeres farmacéuticas como pioneras en romper el techo de cristal; o la mujer y la farmacia en el Ateneo de Madrid. Todo ello, además, coincidiendo con la celebración el 25 de septiembre del Día Mundial del Farmacéutico.

x