Cómo proteger los ojos en verano

Los problemas oculares aumentan un 25% en estas fechas

El verano es una época difícil, además de para la piel y el cabello, para los ojos. Según un estudio del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas de España, los problemas oculares aumentan un 25 por ciento durante los meses de verano.

“Es aconsejable proteger nuestros ojos en todas las épocas del año, pero sobre todo en verano. Ya sea en la ciudad, la playa o la montaña, las radiaciones solares son más incisivas durante este periodo, lo que suele resecar el ojo y ocasiona picores, ardor, visión borrosa, sensibilidad a la luz y sensación de arenilla en el ojo”, explica María Carmen Serrano, Óptico Optometristade Bluenty.com.

Siete consejos para cuidar los ojos en estas fechas son:

- Llevar gafas de sol de calidad. Las gafas de sol deben ser compradas en ópticas reconocidas, ya que si no pueden dañar seriamente los ojos.

- Proteger los ojos también dentro del agua. El cloro irrita la conjuntiva del ojo, produciendo queratoconjuntivitis, y la sal de la playa puede producir irritaciones. Es importante usar gafas de piscina o gafas de bucero para proteger los ojos.

- Evitar la sequedad ocular. El uso prolongado del aire acondicionado aumenta la incidencia del “síndrome del ojo seco”, por lo que las lágrimas artificiales pueden ser útiles en determinados casos ya que refrescan y calman las molestias oculares leves. Asimismo, hay que mantener la temperatura del aire acondicionado entre 21 y 26 grados.

- Apostar por las gafas polarizadas en la playa y la montaña. Estas lentes poseen un filtro especial que bloquea la luz reflejada y permiten una visión sin reflejos y con colores y contrastes naturales.

- Tener cuidado con la luz azul que desprenden los móviles. Incide directamente en la retina y provoca cansancio ocular o incluso enrojecimiento de los ojos. Por ello, optar por unas gafas con filtro de luz azul, que suprimen en torno al 20 por ciento de las longitudes de onda corta del espectro visible, mejorarán la comodidad.

- Alimentar bien los ojos. Es recomendable tener una alimentación rica en vitaminas A, E y C y en antioxidantes para mejorar la visión. Para protegerse del síndrome del ojo seco, los ácidos grasos Omega-3 ayudan.

- Lavarse las manos a menudo. Frotarse los ojos con las manos sucias puede llevar a una infección, algo que puede pasar sobre todo en niños, que juegan con sustancias contaminadas, como la arena de la playa.

x