miércoles 23/9/20

Tras una década en funcionamiento, SIGRE se erige como el símbolo de la responsabilidad social del sector

El ciudadano cuenta con un sistema exclusivo para reciclar correctamente los restos de medicamentos y sus envases, con todas las garantías sanitarias y medioambientales.

Tras una década en funcionamiento, SIGRE se erige como el símbolo de la responsabilidad social del sector

Se cumplen 10 años desde que comenzaron a implantarse los Puntos SIGRE en las farmacias españolas. Creado en el año 2001 con el objetivo de garantizar la correcta gestión medioambiental de los envases y restos de medicamentos de origen doméstico, el sistema ha tenido tan buena acogida por parte de los ciudadanos que ha pasado a ser un hábito en los hogares españoles.

Así lo explicó ayer durante el acto conmemorativo Humberto Arnés, presidente de SIGRE y director general de Farmaindustria, quien calificó la iniciativa como "pionera", destacando que además de "servir para reciclar los envases de los medicamentos, ha supuesto un punto de encuentro entre las farmacias, la distribución y la industria, lo cual permite conciliar muchos intereses".

De esta forma, y gracias a la iniciativa de la industria farmacéutica y a la colaboración de las farmacias y de la distribución del sector, el ciudadano ha contado con un sistema exclusivo para reciclar correctamente los restos de medicamentos y sus envases, con todas las garantías sanitarias y medioambientales.

"El siguiente paso, añadió Arnés, es involucrar aún más a los profesionales sanitarios (médicos y enfermeros) en el uso responsable del medicamento y en tratar adecuadamente los restos".

Para ello, se está estudiando la implantación de nuevas medidas que mejoren los sistemas de recogida de los restos de los medicamentos para optimizar la acción de SIGRE.

En este sentido, Antonio Garrigues, presidente del jurado oficial de los premios apuntó que "estamos en un nivel medio respecto a Europa, por eso espero que se siga manteniendo el espíritu y el vigor porque el potencial de mejora es muy amplio. Se pueden y se deben hacer muchas cosas".

Por otro lado, junto al esfuerzo conjunto de todos los agentes del sector farmacéutico por ofrecer un sistema cómodo y seguro para el reciclado de estos residuos, los directivos de SIGRE quisieron agradecer, por un lado, el esfuerzo del personal en su desempeño, y por otro, el apoyo de las autoridades medioambientales y sanitarias y el de otras instituciones y profesionales.

A este respecto, el secretario general de Sanidad, Alfonso Jiménez, aseguró que "siempre apoyaremos el avance y desarrollo de este gran programa porque estamos firmemente convencidos de que el medioambiente es uno de los factores que más incluye en la salud de las personas".

Jiménez también quiso señalar que "aunque los medicamentos son nuestra principal herramienta para combatir la enfermedad y sus consecuencias, pueden tener efectos adversos producidos por un mal uso, como por ejemplo, la acumulación innecesaria en los botiquines caseros". "Por este motivo, añade, tenemos que seguir potenciando el uso razonable y adecuado de los medicamentos con este tipo de campañas".

Calidad y compromiso
Esta cooperación ha tenido como resultado que el reciclado de medicamentos se haya consolidado en nuestro país como un hábito sanitario y medioambiental de los hogares españoles. "A los 2 años de su creación conseguimos consolidar el sistema, explica Arnés, y reforzarlo con la apertura de la planta de clasificación de residuos en Cerceda donde contamos con un sistema de trazabilidad realmente eficaz".

Precisamente esta doble vertiente (la medioambiental y la sanitaria) son las que ha hecho de SIGRE un sistema de referencia en el sector, seguro y eficaz, que se apoya sobre tres pilares básicos: la innovación, la calidad y la responsabilidad social.

Tras una década en funcionamiento, SIGRE se erige como el símbolo de la responsabilidad...