martes 11/5/21

Empieza el año con la ayuda necesaria para intentar dejar de fumar de una vez por todas

La terapia combinada que suma los beneficios de dos tratamientos sustitutivos con nicotina es una opción eficaz para fumadores altamente dependientes

dejar-de-fumar-nicorette

Año nuevo, vida nueva. El popular axioma es algo más que una frase hecha, ya que viene a reflejar la evidencia de que el arranque de un nuevo año es un momento en el que se hace propósito de cambio, se aspira a mejorar y a dejar de lado lo negativo. Uno de los objetivos recurrentes en este sentido es dejar de fumar, un deseo que se refuerza en estas fechas pero que está latente en gran parte de los fumadores: entre los consumidores diarios de tabaco, un 67,1 % se ha planteado abandonar este hábito1.

El tabaquismo, considerado una enfermedad adictiva crónica, es una de las principales causas de muerte evitables, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)2. El humo del tabaco contiene más de 7.000 productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos y como mínimo 69 causan cáncer3. Esto hace que, tal y como subraya la propia OMS, la mayoría de los fumadores que conocen estos peligros desean dejarlo4.

Y es que, de cada cuatro pacientes fumadores regulares, dos morirán como consecuencia del consumo del tabaco, uno de los cuales lo hará de forma prematura, perdiendo de 25 a 30 años de vida. Por ello, dejar de fumar se convierte en la mejor medida de salud que puede adoptar una persona en su vida5. De hecho, así lo reconocen los propios fumadores, como demuestra que el 87,8 % de los españoles que fuman admiten que consumir un paquete de tabaco al día puede producir muchos problemas para la salud1.

Enfermedad adictiva y crónica

El problema es que el tabaquismo es una enfermedad adictiva y crónica, caracterizada por la presencia de recaídas a lo largo de su evolución. En este contexto, el tratamiento farmacológico del tabaquismo es una parte fundamental del abordaje terapéutico del fumador que quiere dejar de serlo, hasta el punto de que se considera imprescindible que sea suministrado a todo el que esté realizando un intento serio de abandono del consumo de tabaco. Además, estos tratamientos farmacológicos que ayudan a dejar de fumar han demostrado ser eficaces5.

El tratamiento farmacológico debe de estar acompañado del correspondiente asesoramiento profesional6, una cuestión fundamental para multiplicar las opciones de éxito. Y es que en torno al 75 %7 de los que intentan dejar de fumar no lo consiguen, ya que la fuerza de voluntad no es suficiente para lograrlo, como demuestra que sólo el 5 %8 de los fumadores consiguen abandonar el tabaquismo cuando afrontan este reto sin ningún tipo de apoyo.

En cambio, las posibilidades de éxito se multiplican hasta por 59 cuando las estrategias de cesación tabáquica incluyen un fármaco y tanto el seguimiento como los consejos de profesionales de la salud. Para ello es fundamental el papel tanto de médicos como del personal de enfermería, pero también de manera muy directa de los farmacéuticos, a los que recurren una de cada cuatro personas en su primer intento para dejar de fumar. Y conforme aumentan las tentativas de cesación tabáquica, se incrementa el porcentaje de pacientes que confían en el farmacéutico para hacer de guía en este proceso, un 40 % en un segundo intento y hasta el 46,6 % en el tercero10.

El papel del farmacéutico

El encargado de hacer la recomendación adecuada va a ser en la mayor parte de las ocasiones el farmacéutico, que puede tener una actitud proactiva iniciando una conversación sobre las ventajas para la salud de dejar de fumar cuando, por ejemplo, se le presente una receta para una patología relacionada con el tabaquismo.

Este profesional debe transmitir que las probabilidades de éxito se incrementan si el esfuerzo por dejar de fumar se acompaña con medicamentos disponibles sin necesidad de receta médica, como la terapia sustitutiva con nicotina (TSN), un tratamiento eficaz, plenamente asentado como ayuda a dejar de fumar desde hace más de 30 años. Para ello se basan en administrar nicotina por una vía diferente a la del consumo del cigarrillo, en una cantidad suficiente para disminuir los síntomas del síndrome de abstinencia pero insuficiente para crear dependencia11, unos objetivos que se pueden conseguir con el abanico de opciones que ofrece Nicorette: spray bucal, chicles, comprimidos y parches.

Terapia combinada

En el caso de fumadores altamente dependientes, es posible aumentar las posibilidades de éxito recurriendo a una terapia combinada mediante la utilización de dos tipos de TSN con diferente forma de liberación, una rápida y otra lenta, algo plenamente posible con los medicamentos Nicorette. Es una alternativa que ha sido comprobada en varios ensayos, y en todos ellos se ha demostrado que la utilización de terapia combinada es más eficaz que la de cada una de ellas por separado11: el parche transdérmico actúa lentamente y proporciona un nivel básico de nicotina, mientras que la forma rápida de TSN (chicles, comprimidos o spray) ayuda a aliviar episodios agudos de ansias u otros desencadenantes de recaídas12.

El profesional de farmacia no sólo aconsejará a quien quiere dejar de fumar, sino que también le guiará en todo este proceso prestándole el apoyo necesario. Este respaldo es básico porque se ha demostrado que la mayoría de renuncias se producen durante la primera semana, mientras que el uso de farmacoterapia durante al menos cinco semanas se asocia con una mayor probabilidad de éxito. De esta manera, alentar a los fumadores que tienen la intención de dejar de usar la farmacoterapia y lograr que se adhieran a la duración del tratamiento puede mejorar las posibilidades de lograr el objetivo13.

Toda ayuda es necesaria ya que, por un lado, los fumadores sufren la dependencia física de la nicotina y, por otro, experimentan dependencia psicológica al dejar de fumar. Esto propicia que, aunque entre al 75 y al 85 % de los fumadores les gustaría dejar el tabaco y un tercio llega a hacer al menos tres intentos serios para ello, menos del 50 % logra dejar de fumar antes de los 60 años14.

Es por eso que uno de los principales objetivos del farmacéutico es ayudar al paciente a superar la ansiedad y otros síntomas que genera dejar de fumar, recomendarle alternativas que le ayuden a sobrellevar esta situación y apoyarle si se produce una recaída. Y todo ello, reforzando el mensaje positivo de que es posible dejar de fumar, como demuestra el 33,7 % de los españoles que se declaran exfumadores8. Una cifra que aporta esperanza, ya que demuestra que, con la combinación de tratamiento farmacológico y consejo profesional, superar este reto es posible.

Referencias

1. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España. Informe 2019. Encuesta sobre alcohol y drogas en España (EDADES), 1995-2017. 2019.

2. Organización Mundial de la Salud. Informe de la OMS sobre la epidemia mundial de tabaquismo, 2017: seguimiento del consumo de tabaco y políticas de prevención. 2017.

3. Organización Mundial de la Salud. Día Mundial sin Tabaco 2019. 2019.

4. Organización Mundial de la Salud. Tabaco. Una de las principales causas de muerte, enfermedades y empobrecimiento. 2019.

5. Díaz-Maroto, J.L., y Jiménez Ruiz, C.A. Tratamiento farmacológico del tabaquismo. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. Vol. 32, Nº 3. 2008.

6. Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Decálogo para el abordaje multidisciplinar del tabaquismo. Nota de prensa. 2019.

7. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC). Resultados de la Encuesta de la XX Semana Sin Humo. Último acceso: enero 2021.

8. Shape of the relapse curve and longterm abstinence among untreated smokers. Addiction. 2004; 99 (1): 29-38.

9. Hartmann‐Boyce J, et al. Additional behavioural support as an adjunct to pharmacotherapy for smoking cessation. Cochrane database of systematic reviews. 2019 (6).

10. Gaztelurrutia MA, et al. Rol del farmacéutico comunitario como agente de salud en la cesación tabáquica. Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). 2020.

11. Lindson N, et al. Different doses, durations and modes of delivery of nicotine replacement therapy for smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2019 (4).

12. Smoking cessation: a report of the Surgeon General. US Department of Health and Human Services, 2020.

13. Siahpush M., et al. Association between duration of use of pharmacotherapy and smoking cessation: findings from a national survey. BMJ Open. 2015.

14. Cosci, F., et al. Nicotine dependence and psychological distress: outcomes and clinical implications in smoking cessation. Psychology Research and Behavior Management. Nº 4, 119-28. 2011.