viernes 18/6/21

El estrés y los malos hábitos alimenticios asociados a la pandemia allanan el camino a la diarrea

El tratamiento con loperamida puede aliviar la diarrea aguda rápidamente, restablece la consistencia de las deposiciones en 24 horas y no altera la flora fisiológica

diarrea

La diarrea es uno de los trastornos intestinales más frecuentes1, causa de una elevada morbilidad y de importantes costes sanitarios2. Su origen puede estar provocado por numerosos factores, aunque entre los más importantes están algunos que han aumentado de manera general en la población asociados con la pandemia por COVID-19: el estrés, los nervios, la ansiedad y los malos hábitos alimenticios3.

En España, hasta un 17 por ciento de la población adulta admite padecer este problema al menos una vez al mes2, una cifra considerable pese a que hay un subregistro de casos1. Aunque rara vez pone en peligro la vida fuera de los países en desarrollo, los síntomas pueden causar angustia e incapacitar a quienes los sufren, impactando significativamente en la calidad de vida2.

Abanico de síntomas

Los pacientes que padecen de diarrea aguda, además del aumento del número de deposiciones líquidas, suelen presentar malestar general, náuseas, vómitos y dolor abdominal cólico (como retortijones) junto con sensación de hinchazón abdominal que mejora con la deposición. Puede venir asimismo acompañada de dolor de cabeza y, en mayor o menor medida, también de fiebre. Todos estos síntomas son más intensos al principio, de forma que suelen desaparecer al cabo de 2-4 días4.

La diarrea aguda tiene su origen casi siempre en un proceso infeccioso, aunque son frecuentes los casos producidos por una intoxicación alimentaria o por el consumo de fármacos, especialmente los antibióticos4. También puede deberse a sensibilidad gastrointestinal o la menstruación2, pero entre las causas más comunes destacan el estrés, los nervios y la ansiedad2, así como la ingesta de alimentos grasos y de baja calidad5.

El impacto de la pandemia

Precisamente, y de manera general, los cuadros de estrés tienen una tendencia al alza en el actual contexto provocado por la pandemia de COVID-19. Así de hecho lo constatan varias investigaciones, que apuntan a que 1 de cada 5 españoles presenta síntomas clínicamente significativos de ansiedad6 y a que España es el país con mayor tasa de empeoramiento del sueño, con más de un 50 por ciento de casos7.

La pandemia, especialmente durante el periodo de confinamiento, ha provocado igualmente cambios en los hábitos alimenticios y físicos que, a su vez, son elementos muy presentes en los casos de diarrea. En este sentido, hasta el 40 por ciento de la población considera que su forma de alimentarse ha empeorado3, incorporando a su dieta mayor consumo de dulces, bebidas carbonatadas y alcohol8. A esto se une que un 27 por ciento de los españoles admiten que hacen menos ejercicio desde el comienzo de la pandemia9, una suma de factores que propicia que el 38 por ciento declare haber ganado peso9.

Ventajas de la loperamida

Para hacer frente a la diarrea, la mayor parte de las estrategias están dirigidas a normalizar el contenido hídrico de las heces. En el actual arsenal terapéutico figura la loperamida, ya que su acción agonista sobre los receptores opiáceos situados en la pared intestinal reduce el peristaltismo propulsivo, aumentando el tiempo de tránsito en el intestino. Además, incrementa el tono del esfínter anal y reduce así la incontinencia y urgencia10. Como resultado, contribuye a favorecer la absorción de agua y electrolitos, aumentando la consistencia de las heces10.

La loperamida posee una alta afinidad por la pared intestinal, no atraviesa la barrera hematoencefálica y apenas alcanza la circulación sistémica debido a la extensa metabolización hepática y posterior excreción a través de las heces11. Se considera fármaco antiperistáltico de elección en el tratamiento sintomático de la diarrea aguda12.

Todo ello propicia que la loperamida esté recomendada en casos de diarrea leve aguda en adultos12 y diarrea del viajero13. Entre sus ventajas resalta que no altera la flora fisiológica14-15-16, que puede aliviar la diarrea aguda rápidamente (hasta en una hora con la administración de 4 mg)17 y que consigue restablecer la consistencia de las deposiciones tras 24 horas de tratamiento18-19.

Alianza con los probióticos

Unos potenciales aliados como tratamiento complementario a la loperamida pueden ser los probióticos20, ya que, entre otras ventajas21-22, ayudan a repoblar la microbiota con bacterias beneficiosas23. El tratamiento concomitante de loperamida y probióticos puede cortar la diarrea aguda y sus síntomas asociados rápidamente y repoblar la flora intestinal alterada por el proceso diarreico.

Falsos mitos de la medicación

Los beneficios obtenidos con la medicación, a su vez, son el argumento más directo para desterrar el error común de que la diarrea es una forma de mecanismo de defensa mediante lavado entérico. Esto ha llevado a la creencia sin fundamento de que la medicación destinada a disminuir la producción de heces es dañina y puede retrasar la excreción de patógenos11.

En general, se reconoce que el tratamiento de episodios agudos alivia las molestias y la disfunción social y el balance de evidencia sugiere que la medicación antidiarreica disminuye la diarrea y acorta su duración11. Además, la automedicación en adultos sanos es segura11.

____________________________________________________________________________________

Referencias

1. Roy, S.L., et al. The rate of acute gastrointestinal illness in developed countries. Journal of Water & Health. 2006; 4 (S2), 31-69.

2. Hungin, A.P.S., et al. Prevalence, symptom patterns and management of episodic diarrhoea in the community: a population‐based survey in 11 countries. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2016; 43 (5), 586-595.

3. Ingram, J., et al. Changes in diet, sleep, and physical activity are associated with differences in negative mood during COVID-19 lockdown. Frontiers in psychology. 2020; 11; 2328.

4. Moreira, V.F., et al. Diarrea aguda. Revista Española de Enfermedades Digestivas. 2005; Vol. 97; Núm. 4, 290.

5. Rohr, M.W., et al. Negative effects of a high-fat diet on intestinal permeability: a review. Advances in Nutrition. 2020; 11 (1); 77-91.

6. Valiente, C, et al. VIDA-COVID-19. Estudio nacional representativo de las respuestas de los ciudadanos de España ante la crisis de Covid-19: respuestas psicológicas. Resultados preliminares. Síntomas de ansiedad, depresión y estrés postraumático ante el COVID-19: prevalencia y predictores (Informe técnico 2.0. 02/05/2020). Universidad Complutense de Madrid y Universidad de Sheffield. 2020.

7. Mandelkorn, U., et al. Escalation of sleep disturbances amid the COVID-19 pandemic: a cross-sectional international study. Journal of Clinical Sleep Medicine. 2021; 17(1):45-53.

8. Romeo-Arroyo, E., et al. Consumer behavior in confinement times: Food choice and cooking attitudes in Spain. International Journal of Gastronomy and Food Science. 2020; 21; 100226.

9. Bailey, P., et al. Diet and health under COVID-19. Ipsos 2021. ISIN code FR0000073298.

10. Baker, D.E. Loperamide: a pharmacological review. Reviews in Gastroenterological Disorders. 2007; 7 Suppl. 3:S11-8.

11. Wingate, D., et al. Guidelines for adults on self‐medication for the treatment of acute diarrhoea. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2001; 15 (6), 773-782.

12. Farthing, M., et al. Acute diarrhoea in adults and children: a global perspective. World Gastroenterology Organisation Global Guidelines. 2012.

13. Riddle, M.S., et al. ACG clinical guideline: diagnosis, treatment, and prevention of acute diarrheal infections in adults. American Journal of Gastroenterology. 2016; 111 (5); 602-622.

14. Van Loon F.P., et al. Double blind trial of loperamide for treating acute watery diarrhoea in expatriates in Bangladesh. Gut. 1989; 30; 492-495.

15. Steffen R., et al. Efficacy and side-effects of six agents in the self-treatment of travellers diarrhoea. Travel Med Int. 1988; 6; 153-157.

16. Cézard, J.P., et al. Effect of loperamide on fecal flora of children with severe prolonged diarrhea. Archives Francaises de Pediatrie. 1987; 44 (2); 109-14.

17. Amery, W., et al. A multicentre double-blind study in acute diarrhoea comparing loperamide (R 18553) with two common antidiarrhoeal agents and a placebo. Curr Ther Res Clin Exp. 1975; 17 (3); 263-70.

18. Hanauer, S.B., et al. Randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial of loperamide plus simethicone versus loperamide alone and simethicone alone in the treatment of acute diarrhea with gas-related abdominal discomfort. Curr Med Res Opin. 2007; 23; 1033-1043.

19. Kaplan, M.A., et al. Loperamide-simethicone vs loperamide alone, simethicone alone, and placebo in the treatment of acute diarrhea with gas-related abdominal discomfort. A randomized controlled trial. Arch Fam Med. 1999; 8; 243-248.

20. Saez A.C., Cobas A.C. y  Sampeyo C.F. Uso de probióticos en el adulto. Futuras aplicaciones. Microbiota autóctona, probióticos y prebióticos. Abordaje en farmacia comunitaria. Curso Online. SEFAC y SEPyP.

21. Collinson, S., et al. Probiotics for treating acute infectious diarrhoea. Cochrane Database of Systematic Reviews. 12; 2020.

22. Allen SJ, et al. Probiotics for treating acute infectious diarrhoea. Cochrane Database of Systematic Reviews. 11; 2010.

23. Guarner F, et al. Probiotics and prebiotics. World Gastroenterology Organisation Global Guidelines. 2017.