Los farmacéuticos se unen al Día Europeo del uso prudente de los antibióticos

Su uso inadecuado presenta tres riesgos: pérdida de eficacia, aparición de reacciones adversas y aparición de resistencias antimicrobianas

Con motivo de la celebración, el próximo día 18 de noviembre del Día europeo para el uso prudente de los antibióticos, el presidente del Consejo General de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, ha destacado en Bruselas durante la asamblea de la Agrupación Farmacéutica Europea (PGEU), institución que este año preside, “el compromiso de los farmacéuticos en la lucha contra las resistencias antimicrobianas y el fomento del uso prudente de los antibióticos”.

Los tres principales riesgos del uso inadecuado de los antibióticos son: pérdida de eficacia, aparición de reacciones adversas y aparición de resistencias antimicrobianas. Todo ello desemboca en más de 4.000 muertes anuales en España debidas a bacterias multirresistentes, 25.000 en la Unión Europea, con unos costes añadidos de 1.500 millones de euros por cuidados extras hospitalarios, cuidados médicos y pérdidas en la productividad.

Consejo para el uso prudente de los antibióticos

El Consejo General de Farmacéuticos ofrece diez consejos básicos a la población con el fin de hacer un uso prudente de los antibióticos:

1. No tomar un antibiótico sin que lo haya indicado el médico o dentista.

2. Enfermedades como el resfriado, la gripe y la mayoría de las infecciones de garganta son producidas por virus. Los antibióticos no tienen ningún efecto sobre los virus.

3. Adquirir el antibiótico siempre en una farmacia, presentando la receta médica correspondiente.

4. Cumplir de forma escrupulosa las recomendaciones del médico, dentista o veterinario.

5. No suspender un tratamiento con un antibiótico antes del tiempo indicado por el especialista, aunque los síntomas hayan desaparecido.

6. No acumular sobrantes de antibióticos en casa, ni reutilizarlos posteriormente. Depositarlos en el punto SIGRE de la farmacia.

7. Preguntar al especialista sobre la posibilidad de vacunarse. Las vacunas pueden prevenir la aparición de infecciones, reduciendo la necesidad de utilizar antibióticos.

8. Lavarse las manos frecuentemente, ya que una importante cantidad de infecciones se transmiten a través de ellas.

9. No presionar al médico, dentista o veterinario para que recete un antibiótico

10. No presionar al farmacéutico para que dispense un antibiótico sin receta.

x