martes 11/8/20

Farmacéuticos piden autorización para realizar los test rápidos

“No especulamos con la venta de mascarillas”
Farmacéuticos piden autorización para realizar los test rápidos

Cientos de farmacéuticos madrileños se han dirigido al Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid para que solicite a la Consejería de Sanidad de la Comunidad que autorice a las oficinas de farmacia realizar los test rápidos del coronavirus a cualquiera que desee acceder a esta prueba.

Dicha propuesta incluye recabar los resultados masivos de los análisis de forma confidencial y anónima, y proporcionárselos a las autoridades sanitarias para su tratamiento estadístico, permitiendo conocer el grado de afectación real de la población por la enfermedad en un breve periodo de tiempo. De igual manera, facilitaría el tratamiento adecuado de manera individual según el resultado obtenido para no tratar a ciegas mediante síntomas clínicos o de forma preventiva tal como se realiza mayoritariamente en la actualidad.

Los farmacéuticos solicitantes están integrados en tres asociaciones independientes (no asociados a empresariales ni cadenas farmacéuticas): Movimiento para la Defensa de un Modelo Farmacéutico Asistencial en España (MODEMFA ESPAÑA), MODEMFA MADRID y la Asociación por la Defensa del Modelo Sanitario Asistencia (ADMSA).

Dichas asociaciones se han unido al clamor profesional con la intención de solicitar a la Administración a nivel autonómico y nacional que habilite la normativa que permita realizar test masivos en farmacias, lo que facilitaría la información necesaria para que las autoridades sanitarias conozcan de forma más certera la extensión del virus y puedan tomar las medidas más oportunas en la desescalada del confinamiento sin perjudicar a la salud de la población.

En este sentido, confían en que, a través de sus respectivos colegios profesionales provinciales, consejos autonómicos y Consejo Nacional de Colegios Profesionales de Farmacéuticos (CGCOF), se cumpla con el deber de representarles y de transmitir su pretensión a la Administración, y que esta considere la medida como muy necesaria aprobando su colaboración profesional con el resto de instituciones sanitarias que presten este servicio.

Estas asociaciones entienden que los poderes públicos están obligados a emplear cuantos medios materiales y humanos estén a su alcance y “resulta inadmisible que se renuncie a la colaboración de la red de oficinas de farmacia de España esgrimiendo argumentos legalistas y burocráticos que resultan ofensivos en estos momentos críticos”, asegura la presidenta de MODEMFA, Marian Montero. Más considerando que las oficinas de farmacia cuentan con la confianza de los ciudadanos y garantizan el fácil y rápido acceso quienes deseen hacerse el test.

Otros países

Los farmacéuticos entienden que el fin del confinamiento y la vuelta a la actividad laboral, inaplazables por razones de índole económico y también de salud, además de realizarse gradualmente, deben ir acompañados de las más exigentes cautelas sanitarias entre las que se encontraría el inmediato y generalizado acceso de la ciudadanía a los test rápidos, “siguiendo el ejemplo de otros países de nuestro entorno, en los que la aplicación de esta medida ha resultado decisiva para la contención de la enfermedad”, apunta Montero.

Con todos los requisitos legales necesarios, “disponiendo cuantos preceptos normativos resulten necesarios”, señala, las farmacias gracias a su extensa red, la formación de sus profesionales sanitarios y su capilaridad son centros idóneos para colaborar con la Administración sanitaria en la detección de casos, con lo que se mejoraría la toma de medidas oportunas para frenar el virus. Además, añade, “aspiramos a que esta importante intervención sanitaria se extienda urgentemente a todo el territorio nacional dada la excelente capilaridad geográfica de la red nacional de oficinas de farmacia”.

Mascarillas

Por otro lado, dichas asociaciones han querido dejar claro que los farmacéuticos no han especulado con la venta de mascarillas, sino que se han limitado a aplicar el margen habitual para este tipo de productos. “Los profesionales farmacéuticos de oficina de farmacia desde el principio de la pandemia de COVID-19 en España hemos estado atendiendo a los pacientes y buscando recursos para ayudar a la población no hospitalizada”, afirma la presidenta de ADMSA, Luz Sanz.

Sin embargo, ante el desabastecimiento de los canales habituales (provocado, entre otras cosas, por el acaparamiento de la producción de mascarillas y resto de material de protección en laboratorios y almacenes por parte de la Administración), las farmacias han tenido que acudir a importadores del mercado chino. En este terreno, “agradecemos este suministro, si bien, ante nuestra limitada capacidad económica como microempresas nos hemos visto obligadas a adaptarnos a las subidas constantes del precio en origen que la gran demanda mundial y los transportes aéreos han causado”, explica la presidenta. Esta subida del precio han tenido que repercutirla en el precio final al cliente.

Así, desde estas asociaciones de farmacéuticos solicitan al Gobierno la exención del IVA para estos productos, pues actualmente están gravados con el 21 por ciento de IVA más el 5,2 de recargo de equivalencia, lo que paga el consumidor final. “Hemos arriesgado nuestros recursos, nuestra salud y la de nuestros colaboradores, hemos dedicado todo nuestro tiempo a intentar ayudar a solucionar los devastadores efectos en la salud de la población”, concluye Sanz.