miércoles 19.02.2020

Industria farmacéutica: uno de cada dos ensayos se centra en Oncología

La AEMPS ha cerrado 2019 con 309 autorizaciones de ensayos clínicos, y a nivel mundial son más de 1.800 los nuevos medicamentos en desarrollo
Industria farmacéutica: uno de cada dos ensayos se centra en Oncología

Uno de cada dos ensayos clínicos promovidos por las compañías farmacéuticas innovadoras se centran en el área oncológica, según los últimos datos del 'Proyecto BEST', iniciativa de Farmaindustria para el fomento de la investigación clínica en España.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha cerrado 2019 con 309 autorizaciones de ensayos clínicos para cáncer, y son más de 1.800 los nuevos medicamentos en desarrollo para estas patologías a nivel mundial que también se deben al esfuerzo innovador de las compañías farmacéuticas.

Según datos de 2018 facilitados por la Dirección General de Cartera Básica y Farmacia del Ministerio de Sanidad, la inversión en medicamentos oncológicos en España (no solo innovadores) supuso 1.862 millones de euros, lo que representa alrededor del 10 por ciento del gasto farmacéutico público y el 2,8 por ciento del gasto sanitario público. Estos porcentajes son inferiores a las cifras que se manejaban hace un lustro, cuando eran menos los casos de cáncer diagnosticados y había menos opciones terapéuticas disponibles.

Tal y como señala Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, "el cáncer es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las sociedades modernas, y la industria farmacéutica se ha convertido en un aliado estratégico para los sistemas sanitarios para poder hacerle frente".

Como desafío, Arnés apunta que "los pacientes oncológicos puedan tener acceso a las innovaciones disponibles para cada patología en igualdad de condiciones en todo el territorio nacional y así asegurar la mayor calidad de la prestación farmacéutica en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS)".

Para 2020 se prevé que en España se superen los 277.300 pacientes diagnosticados con un tumor (160.000 hombres y 117.000 mujeres), y se estima que para 2040 serán más de 29 millones los nuevos casos anuales diagnosticados en todo el mundo, según cifras de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

El impulso a la investigación biomédica en Oncología, el área que más ha crecido en los últimos años junto con la I+D en enfermedades raras (un 25 por ciento de las nuevas aprobaciones corresponden a medicamentos huérfanos), permite el control de la patología durante más tiempo, aumenta la supervivencia y mejora la calidad de vida de los pacientes. En concreto, los nuevos antitumorales disponibles en estos últimos 20 años han incrementado las tasas de supervivencia a 5 años para los tipos de cáncer más comunes (mama, próstata, colorrectal y pulmón). Esta evolución también ha sido favorable en los casos de tumores metastásicos, como por ejemplo en cáncer de piel, donde se ha pasado de una cifra de supervivencia del 5 por ciento al 50 por ciento en solo diez años.

Cifras

Si bien entre 1995 y 2018 la incidencia de casos de cáncer en los países de la Unión Europea ha aumentado casi un 50 por ciento -pasando de 2,1 millones de diagnósticos a 3,1 millones-, la mortalidad solo lo ha hecho en un 20 por ciento -de 1,2 millones en 1995 a 1,4 millones en 2018-.

El estudio, Comparator Report in Cancer in Europe 2020, realizado por el Instituto Sueco de Economía de la Salud por encargo de la Federación de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia), es una actualización de varios informes publicados entre 2005 y 2016 sobre las diferencias entre los países europeos en términos de carga de enfermedad, costes y acceso del paciente a nuevos medicamentos contra el cáncer. Los autores del estudio destacan cómo el aumento de la mortalidad por cáncer en este periodo es claramente menor que el incremento correspondiente a la incidencia del cáncer, lo que ha conducido a una brecha cada vez mayor entre incidencia y mortalidad.

El estudio Supervivencia de cáncer en España, 2002-2013, de la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan) –que analiza datos de registros poblacionales de cáncer correspondientes a trece provincias y tres islas-, también arroja esperanzadoras cifras de supervivencia de los pacientes oncológicos. Este indicador está aumentando de forma continua en nuestro país y se sitúa ya en el 55,3 por ciento para los hombres y en el 61,7 por ciento para las mujeres a los cinco años del diagnóstico. Son tres puntos más de media para el total de cánceres en el periodo 2008-2013 con respecto al lustro anterior.

Todos los indicadores y novedades sobre el cáncer y sus tratamientos están disponibles en el espacio El valor del medicamento oncológico, en el que se incluyen actualizados, además de datos sobre incidencia, inversión o nuevas terapias, resultados obtenidos gracias a los nuevos fármacos en algunos de los tumores más prevalentes.

Inversión

A pesar de los buenos resultados, la inversión en medicamentos oncológicos en España (no solo innovadores) supuso 1.862 millones de euros, según datos de cierre de 2018 facilitados por la Dirección General de Cartera Básica y Farmacia del Ministerio de Sanidad. Esta cifra representa alrededor del 10 por ciento del gasto farmacéutico público y el 2,8 por ciento del gasto sanitario público. Estos porcentajes son inferiores a las cifras que se manejaban hace un lustro, cuando eran menos los casos de cáncer diagnosticados y había menos opciones terapéuticas disponibles.

Colaboración

Tras la llamada de atención que la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) hizo hace unos sobre las desigualdades en el acceso a los medicamentos oncológicos, el director general de Farmaindustria apunta como desafío común que “los pacientes oncológicos puedan tener acceso a las innovaciones disponibles para cada patología en igualdad de condiciones en todo el territorio nacional y así asegurar la mayor calidad de la prestación farmacéutica en todo el SNS”. Las compañías farmacéuticas están comprometidas con la conciliación entre acceso al medicamento y sostenibilidad del sistema sanitario (de ahí medidas de racionalización como los acuerdos de riesgo compartido, los techos de gasto o el Convenio de colaboración entre Gobierno y Farmaindustria para el control presupuestario), explica Arnés, y “eso debe ayudarnos a garantizar que todos los pacientes en España dispongan del tratamiento que necesitan”.

x