domingo 11/4/21

La farmacia se activa para ayudar a las personas del barrio

Alberto Gómez. Fundador de farmaSOLIDARIA

Cualquier farmacia de España que quiera ayudar más a las personas de su barrio puede convertirse en farmaSOLIDARIA. Alberto Gómez, creador de esta iniciativa, habla del papel social y sanitario de las farmacias, tan importante durante la pandemia provocada por la crisis de la COVID-19. En esta entrevista detalla cómo, gracias a la implicación de las personas que acuden a ella, además de ayudar, puede recuperarse el sentimiento de barrio y de cultura colaborativa.

¿Qué es farmaSOLIDARIA?

Es una ayuda, pensada y diseñada exclusivamente para la farmacia, y que ofrecemos a farmacéuticos que están dispuestos a echar una mano y quieren ayudar a personas de su barrio. Para ello, nos encargamos de localizar y preparar proyectos solidarios de ONG validadas previamente, y los ponemos a disposición del farmacéutico, para que, con la solidaridad de todo el barrio, se puedan hacer realidad. También les ayudamos a preparar sus propios proyectos solidarios, en base a necesidades detectadas en su entorno más cercano. Facilitamos al máximo que todas las personas que entran en la farmacia puedan realizar sus donaciones. 

¿De dónde surge la idea de crear esta iniciativa?

Creo que lo que hacemos es fruto de lo personal y lo profesional, porque separar ambos factores casi nunca es posible. A nivel personal, llevo muy grabada una actitud desde muy pequeño, la de mis padres, que siempre han echado y echan una mano a todas las personas que pueden. Por otra parte, a nivel profesional, he trabajado durante 15 años en puestos directivos en varias multinacionales, lo que me ha permitido adquirir conocimientos del mundo de la empresa, el marketing, el mundo digital, la comunicación, y también conocer a fondo la farmacia. Calculo que, durante este tiempo, habré estado directamente en cerca de 500 farmacias de España. Posteriormente, lo que fue un proyecto para diseñar una app de voluntariado terminó derivando en farmaSOLIDARIA, que se lanzó este verano y que ahora estamos dando a conocer.

¿Cuál es el objetivo principal de farmaSOLIDARIA?

farmaSOLIDARIA nace con la vocación de unir lo “social” y lo “sanitario” con impacto directo en los barrios, gracias a las farmacias. Podría decirse que farmaSOLIDARIA es el medio para que la farmacia ayude a más personas de su barrio que necesitan ayuda, y que se logra gracias a la implicación y la ayuda de los clientes, pacientes y vecinos.

¿Qué le aporta al farmacéutico?

farmaSOLIDARIA aporta a todas las partes, no sólo al farmacéutico. Además de al farmacéutico, aporta al equipo de la farmacia, a la población, a las entidades sociales, y a la propia farmacia como entidad. 

Empezando por el farmacéutico, estamos viendo cómo los farmacéuticos que entran a formar parte de farmaSOLIDARIA empiezan a vivir su barrio de otra forma, descubren dónde están los Servicios Sociales o las sedes de las ONG, experimentan una emoción adicional a la que viven con la labor que realizan habitualmente, y que traspasa “su bata” llegando hasta “la piel”.
Al equipo de la farmacia le pasa igual. Nos han llegado a decir, textualmente, que “tienen una nueva motivación para ir a trabajar”. Esto, en concreto, me lo dijo una farmacéutica que tarda más de una hora en desplazarse desde su casa hasta la farmacia en la que trabaja. Me puso los pelos de punta.

Y a la población, para quien está pensado realmente farmaSOLIDARIA, aporta no solo mediante las donaciones dirigidas a personas del entorno de la farmacia que lo necesitan, sino también mediante la recuperación del sentimiento de barrio y cultura colaborativa que tanta falta nos hace en estos momentos.  

Incluso buscamos poder potenciar la confianza en la labor que hacen las farmacias como entidad, en base a dos factores: el 100% de la recaudación se destina íntegramente a las personas que lo necesitan y facilitamos la solicitud del certificado de donación, un gran desconocido.

¿Cómo funcionan las donaciones que hacen los clientes?

Cuando un cliente entra la farmacia lo primero que ve es una tablet en un expositor de pie. Esto da pie a preguntar al farmacéutico para qué es, facilitándole la tarea de explicar esta nueva labor social. En caso de que la persona no haya preguntado por ello, al finalizar su compra, el farmacéutico le ofrece la posibilidad de colaborar con el proyecto que estén impulsando en ese momento, con la cantidad que desee. Se incorpora la donación a la compra, y después se le entrega al cliente un ticket con la donación reflejada, para solicitar el certificado de donación, ya sea en ese momento a través de la tablet de la farmacia o desde su casa a través de nuestra página web. Facilitamos también pulseras solidarias a las farmacias para que puedan potenciar la divulgación de este nuevo rol social de las farmacias.

Como comentas, los certificados de donación son grandes desconocidos…
Muchas personas no saben que el 80% de las donaciones realizadas se devuelven en la declaración de la renta. Mi conclusión es que la población tiene la oportunidad de dedicar dinero del Estado a ayudar a personas de propio barrio que realmente lo necesitan. De 10 euros que donas, ocho los devuelve el Estado, y nuestra aportación, al final, ha sido de dos euros.

¿Qué hace la farmacia con las donaciones que recauda?

Una vez completada la recaudación o el tiempo que se había marcado para un proyecto solidario, se envía directamente el dinero a la entidad acordada, para que esta pueda ejecutar el proyecto según se ha definido con ellos previamente. Una vez ejecutado el proyecto, cada entidad emite un informe de ejecución del proyecto, que trasladamos a la farmacia para que pueda compartir con su barrio en qué se ha invertido cada céntimo recaudado, de forma que garantizamos la trazabilidad y el destino de cada uno de los gestos solidarios que han tenido.

¿Qué tipo de proyectos solidarios participan?

Tenemos varios ya preparados para facilitar al farmacéutico empezar con su labor desde el minuto uno, mientras, como decimos nosotros, redescubre su barrio con las gafas de “lo social”. Son proyectos que llamamos “generales”, como el que hemos lanzado con Cáritas o con Banco de Alimentos, que permiten apoyar causas habituales o recurrentes, como es por ejemplo la necesidad de acceso a una alimentación básica para la población y ayudar a personas afectadas por la COVID-19. 

Luego tenemos otros proyectos solidarios que hemos desarrollado con mucho empeño y cariño, que llamamos “específicos”, porque requieren de la participación activa de la farmacia, a modo “farmacia alerta”, para detectar necesidades de personas concretas de su barrio que viven en situación de soledad, vulnerabilidad, dificultad de movilidad u otra fragilidad, o incluso en riesgo de exclusión social. Buscamos ayudar de verdad, conociendo la situación de personas que lo necesitan y organizando una ayuda para ellos, siempre a través de entidades sociales perfectamente organizadas y con capacidad para llevar a cabo eficazmente cada ayuda. En la práctica, si la farmacia detecta alguna de estas situaciones, activamos un proyecto específicamente para esa farmacia, y enviamos a un trabajador social o a un terapeuta ocupacional al domicilio de la persona, con su permiso, evidentemente. Estos proyectos los llevamos a cabo gracias al trabajo conjunto por ejemplo con Depencare o con la Fundación de Esclerosis Múltiple. 

¿Hay algún proyecto “específico” que os ilusione especialmente?

Nos ilusiona enormemente el proyecto “Reanima tu Barrio”, desarrollado conjuntamente con la Asociación Española de Socorristas de Emergencias y AulaCardioProtección (programa formativo permanente en la Universidad Complutense de Madrid). Con él buscamos que la farmacia esté formada, informada y disponga de los recursos adecuados para “cardioproteger” a la gente de su barrio, y de responder en caso de que un vecino sufra una parada cardiorrespiratoria.

¿Cuáles son vuestras prioridades respecto a proyectos que participan?

Nuestra prioridad es lograr que la farmacia haga una labor social en su barrio, además de la asistencial en el ámbito sanitario, porque estamos convencidos de que solo la farmacia puede desempeñarla eficazmente. Además de ser una labor muy bonita y de hacer sentir bien, hace mucha falta siempre, pero hoy en día es aún más crítica y necesaria. Es una labor que está al alcance de cualquier farmacia, de forma muy fácil. Y el impacto, en unos meses, es increíble. Ya nos han comentado que hay clientes de la farmacia que, si al farmacéutico se le ha olvidado solicitar la donación, es el propio cliente quien se lo recuerda… este es el impacto social que buscamos, que las personas tengamos más presente ayudarnos unos a otros, y veamos a nuestra farmacia como algo más, que se arraiga y se activa para ayudar a las personas del barrio. 
¿Qué tiene que hacer una farmacia para adherirse?

Cualquier farmacéutico de España que quiera ayudar más a las personas de su entorno puede convertirse en farmaSOLIDARIA. Únicamente tiene que ponerse en contacto con nosotros y, en pocos días, podrá empezar a realizar esta gran labor. Le ayudaremos a decidir los primeros proyectos solidarios, prepararemos el sistema de recaudación, su tablet, y compartiremos con el farmacéutico y con el equipo de la farmacia todas las posibilidades de cara a futuro. Como el 100% de las donaciones se destinan directamente a los proyectos solidarios, nuestra manera de financiar el proyecto es gracias a una pequeña cuota mensual del farmacéutico que participa.

La farmacia tiene un papel social muy importante, ¿cómo valoras la actuación de las farmacias durante la pandemia de la COVID-19?

Conozco a muchísimos farmacéuticos, diría que cerca de 1.000, y he podido hablar con decenas de ellos durante los últimos meses. Además, mi mujer es farmacéutica, titular de una farmacia en Zaragoza, por lo que he vivido muy de cerca lo que ha ocurrido, y lo sigo viviendo cada día. Hablar de la labor del farmacéutico ya en tiempos de pre-COVID daría para mucho, y ahora da para incluso más, porque su respuesta ha sido increíble. Los farmacéuticos son el agente sanitario de primer acceso, por cercanía y facilidad de contacto. Con esto ya estaría prácticamente todo dicho, en relación con la importancia que tiene su papel a nivel social, en nuestras vidas. Pero, no me quedo ahí. Se forman constantemente; siguen las comunicaciones y alertas de Sanidad; lideran equipos humanos en pequeños espacios, lo que siempre es un reto; gestionan un establecimiento, con todo lo que eso supone a nivel de gestión de compras, finanzas, control de stocks, conversaciones diarias con laboratorios para estar siempre al día… Y todo esto recibiendo cientos de personas cada día, con más o menos prisa, mejor o peor informados. Para mí, la clave de su labor es su vocación de ayuda, que siempre está ahí, de servir y de cuidar a la población. Esta vocación es la que hace posible farmaSOLIDARIA, porque hace posible que “lo social” y “lo sanitario” se unan. 

¿De qué otras formas crees que la farmacia puede implicarse en proyectos de solidaridad o de responsabilidad social?

Ya hay muchos farmacéuticos socialmente responsables, o que colaboran habitualmente en cuestiones solidarias. Con farmaSOLIDARIA lo que hemos tratado es de facilitar la realización de esa labor por parte de aquellos farmacéuticos que tengan vocación de ayudar en lo social a las personas de su barrio. Se trata, como digo, de facilitar esa labor, sin que deban sufrir en el intento, ni dedicar demasiado tiempo. Buscamos que ellos puedan seguir haciendo lo que ya hacen, y nosotros ocuparnos de todas esas conversaciones, convenios, desarrollo de proyectos, recaudaciones, gestión de los certificados de donación… para que puedan centrarse en compartir esa labor social con sus clientes y pacientes. 

Algo más que añadir…

Simplemente un agradecimiento, sincero y profundo, a todas las farmacias que están siendo pioneras en este movimiento solidario que hemos iniciado, porque han creído, y ahora están demostrando, que de verdad merece la pena impulsar esta labor, y agradecer también a todas las entidades sociales que, siendo pequeños como somos de momento, han apostado por ayudarnos y por aportar un granito de arena más para ayudar a más personas que lo necesitan. Y, por supuesto, daros las gracias a vosotros, por darnos la oportunidad de compartir nuestra historia desde un inicio.

Más información de farmaSOLIDARIA:
Web: www.farmasolidaria.com
Email: info@farmasolidaria.com