Aconsejan usar las lágrimas artificiales recomendadas por el especialista para cada caso

7 de septiembre de 2022

Es importante contar con lágrimas artificiales adecuadas para cada tipo de paciente, especialmente aquellas que incluyen ácido hialurónico y se presentan en monodosis para evitar el uso de conservantes.

Aconsejan usar las lágrimas artificiales recomendadas por el especialista para cada caso

Para evitar la sequedad ocular, hay que hidratar los ojos a menudo de forma natural, parpadeando, o aplicando lágrimas artificiales manteniéndolos así limpios e hidratados. En muchos casos, la enfermedad de ojo seco puede tratarse de una patología de larga duración y con frecuencia no es posible hacer desaparecer completamente los síntomas que provoca esta enfermedad, por lo que el objetivo de su tratamiento es disminuir todo lo posible la intensidad de los síntomas. Por ello, es importante seguir las recomendaciones del especialista a la hora de utilizar lágrimas artificiales.

Según explica el doctor Antonio Piñero, catedrático de Oftalmología de la Universidad de Sevilla y director médico de la Clínica Piñero, “las lágrimas tienen una constitución anatómica determinada con mucosa, agua y en la superficie una capa oleosa que impide que se evapore. Esas tres capas son las que se pueden alterar. La capa mucosa, que es la que agarra la lágrima al ojo es posiblemente la que más se altere”. Así, el especialista añade que “también existe un defecto de lágrima que denominamos evaporativa donde los ojos se secan no por la ausencia de lágrima, sino por su calidad o constitución”. Por tanto, “lo primero que debe hacer el oftalmólogo es distinguir si es un ojo seco evaporativo o sufre alguna alteración de las capas internas. A partir de ahí uno enfoca el tratamiento en cada paciente y su seguimiento hasta encontrar el tratamiento que cada paciente necesita”, afirma Piñero.

Asimismo, el experto destaca que las que hoy en día tienen mayor capacidad de mantener mayor hidratación sería las que llevan ácido hialurónico. Dentro de estas, hay tipos y casos específicos que los oftalmólogos pueden recomendar para cada tipo de paciente. Además, el experto explica que, en ocasiones, “para evitar el efecto evaporativo, las lágrimas incluyen un componente lipídico que logra evitar esa evaporación excesiva” y “recomienda que sean monodosis que no llevan conservantes”.

El cuidado de la sequedad ocular y el uso de lágrimas artificiales pueden variar a lo largo del día. “El cansancio del ojo puede repercutir mientras van pasando las horas, se van sumando los factores de exposición y empiezan a aparecer problemas relacionados con el ojo seco”, explica el experto. El doctor Piñero añade que “si un ojo tiene poca lágrima debido a que la capa de mucina está alterada, hay lágrimas artificiales que incluyen algún componente que hace que esa capa licúe y se evite así la afectación”. “Hay lágrimas con un componente lipídico que ofrece más ventajas. Cada caso debe tener su solución más adecuada dependiendo del tipo de ojo seco que tenga la paciente”, aclara.

La necesidad de estas lágrimas artificiales recomendadas por el especialista es aplicable a todas las a todas las edades. Los especialistas han ido notando cómo a lo largo de los últimos años ha crecido la incidencia de ojo seco en población cada vez más joven. “La gente joven hace un uso continuado de pantallas mucho mayor que los adultos. Cada vez es más frecuente ver casos en la infancia o la adolescencia que acuden con los ojos rojos por frotarse los ojos debido al abuso de pantallas”, explica el doctor Piñero.

La fijación de la vista a corto alcance disminuye el parpadeo y la regeneración de la película lacrimal. Por ello, el doctor recomienda que, cada 20 minutos de lectura o uso de pantallas, es necesario mirar más allá de 20 metros durante 20 segundos con el objetivo de regenerar la lágrima si trabaja con visión cercana mantenida en el tiempo. También se recomienda no someter a los ojos a excesivas corrientes de aire.