Calcular riesgo cardiovascular es clave para prevención de eventos

16 de febrero de 2022

Para calcular el riesgo cardiovascular se dispone de varias tablas, que indican la probabilidad de tener un evento cardiovascular a diez años

Calcular riesgo cardiovascular es clave para prevención de eventos

Conocer el riesgo cardiovascular de una persona es clave para establecer un buen abordaje terapéutico. Para calcular dicho riesgo, se dispone de varias tablas, y las que más se emplean en España son Framinghan, REGICOR y SCORE.

La tabla REGICOR es una de las más adecuadas para utilizar en la población española, ya que está más adaptada a nuestra realidad epidemiológica. Ha demostrando predecir bien la tasa de eventos coronarios a los cinco años. Además se puede aplicar en un rango de edad más amplio, al incluir personas de 35 a 74 años de edad. También puede aplicarse a la población diabética.

Por su parte, las tablas de Framinghan sobreestiman el riesgo cardiovascular en poblaciones con bajo riesgo.

El proyecto SCORE ha elaborado tablas para países de alto y bajo riesgo, y tablas construidas con el colesterol total y con lipoproteínas de alta densidad.

Rango de edad

Estima el riesgo de muerte cardiovascular (muerte coronaria, por enfermedad cerebrovascular, arteriopatía periférica, insuficiencia cardiaca, aneurisma disecante de aorta y otras) en sujetos de 40 a 65 años. Considera un riesgo alto cuando la probabilidad de muerte cardiovascular a los 10 años es mayor o igual al 5%.

Uno de los inconvenientes es que no incluye pacientes diabéticos, que considera que tienen un riesgo similar a los de prevención secundaria, aunque hay estudios que han demostrado que la diabetes y la cardiopatía isquémica no son equivalentes de riesgo cardiovascular, ya que los pacientes diabéticos sin antecedentes de enfermedad cardiovascular tienen menor incidencia de cardiopatía isquémica y mortalidad cardiovascular que los pacientes con infarto de miocardio previo sin diabetes.

Sobreestimación del riesgo

Se ha realizado un estudio de calibración de la función de riesgo SCORE para España en el que el riesgo fue un 13% mayor que el estimado con la función de bajo riesgo. Esto supone que la utilización de SCORE calibrado implicaría tratar con estatinas a más pacientes (de 3 a 12 veces más) que con las funciones SCORE de bajo riesgo y SCORE-HDL.

Las tablas de SCORE en mayores de 60 años sobreestima el riesgo cardiovascular, pudiendo llegar a triplicar el número de sujetos de alto riesgo candidatos a medidas preventivas en varones de 60-79 años.

Así, son los niveles de riesgo <5%, muy bajo riesgo, 5-9,9%, bajo riesgo, 10-14,9% riesgo moderado y 15%, alto riesgo.

Prevención primaria

Si se tienen en cuenta los estudios en prevención primaria, el 10% sería el punto de corte a partir del cual indicar la realización de intervención farmacológica, previa a la actuación sobre otros factores de riesgo, para reducir los eventos cardiovasculares.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Eduardo Yague Encinas, Patricia Cossio San José y Esther Miñambres Alija, de Valladolid.