Farmaindustria prevé crecimiento del 9% de facturación en el sector para 2022

14 de septiembre de 2022

El valor de la producción farmacéutica en España fue de 15.105 millones de euros en 2018 y de 16.246 millones de euros en 2019

facturacion farmaceutica

Farmaindustria prevé un crecimiento del 9 por ciento de la facturación en el sector farmacéutico para 2022 y de un 5 por ciento en el número de empleados en sus plantas, según se ha puesto de manifiesto durante la presentación de su informe ‘Estudio de la implantación industrial del sector farmacéutico en España‘, cuya elaboración ha encargada a la consultora ManageArt.

“Puede concluirse que el sector no solo está creciendo, sino que su productividad va en línea ascendente”, expresan en el estudio. Tal y como se detalla, el valor de la producción farmacéutica en España fue de 15.105 millones de euros en 2018 y de 16.246 millones de euros en 2019, lo que supuso un crecimiento de la facturación del 7,6 por ciento.

En los años siguientes y hasta llegar al 2022, la industria ha continuado creciendo, aunque durante 2020 este ritmo se ralentizó, debido a la pandemia de la Covid-19. De esta forma, el crecimiento en 2020 fue de un 2,3 por ciento, y en 2021 de un 4,9 por ciento.

Así, más allá de cifrar el crecimiento del sector en los últimos años, el objetivo del documento ha sido “entender los retos y las necesidades a los que se enfrenta el sector farmacéutico español a nivel industrial”.

Retos

En este sentido, los principales desafíos que se recogen en el informe son: la necesidad de una mayor presencia de plantas biotecnológicas; una menor dependencia del exterior en el abastecimiento de materias primas, ya que actualmente se depende sobre todo de Asia, y una mayor colaboración entre empresas, centros tecnológicos y universidades.

Otros retos son: el aumento del tamaño de las plantas españolas; un incremento en el número de las empresas innovadoras con ‘headquarters’ en España; facilitar la implantación de perfiles técnicos y especialistas en el sector; promover los ciclos formativos especializados en industria farmacéutica; y un mayor apoyo a la inversión industrial desde la administración.

También recalcan la necesidad de que la investigación avance hacia la industrialización; así como la importancia de incrementar la sostenibilidad de la industria. Por otro lado, Farmaindustria también ha llamado a mejorar la comunicación acerca del valor aportado por el sector, destacando la importancia de “tener capacidades estratégicas en producción de medicamentos, tal y como ha evidenciado la crisis de la Covid”, defienden.

Otro de los grandes retos es una mayor internacionalización, ya que tres cuartos de la producción española se dirigen al extranjero. En concreto, según el informe, de la producción farmacéutica exportada en 2021, el 60,4 por ciento fue a la Unión Europea, mientras que el 39,6 por ciento al resto del mundo.

Con todo, la crisis global de suministros representa una de las principales amenazas para el sector en España, junto con el aumento de precios generalizado, que tiene un impacto directo en el margen, y las desinversiones por parte de la propiedad de plantas farmacéuticas. En cambio, una de las principales fortalezas es la concienciación con la sostenibilidad.

Más de 170 plantas

Por otro lado, el documento detalla que en España hay un total de 173 plantas de producción, entre las cuales figuran 57 plazas de producción de principios activos y 116 plantas de producción de productos farmacéuticos de uso humano o animal.

De ellas, el 46 por ciento están ubicadas en Cataluña; el 23 por ciento en la Comunidad de Madrid, y el 31 por ciento restante repartidas en 11 comunidades autónomas, generando un empleo directo en su conjunto de cerca de 36.000 empleados en 2022.

Inversión

En lo que respecta a las inversiones, según el documento, el sector farmacéutico “goza de gran dinamismo”, y prevé un valor de inversiones en 2022 y 2023 de algo más de 1.000 millones de euros anuales, lo que supone una tasa neta de renovación de los activos de casi un 25 por ciento anual.

Por último, destacan que, a pesar de la todavía “baja presencia” de plantas de productos biológicos en España, grandes corporaciones farmacéuticas están invirtiendo en plantas de producción en España y adquiriendo start-ups.