Dieta y riesgo de muerte

28 de noviembre de 2022

Comer sólo una vez al día aumenta el riesgo de muerte, según un estudio

Los oftalmólogos recomiendan la dieta mediterránea frente al ojo seco

Comer sólo una comida al día se asocia con un mayor riesgo de mortalidad, según un estudio en adultos estadounidenses de 40 años o más, según un nuevo estudio publicado en la revista científica ‘Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics’.

Saltarse el desayuno se vincula con un mayor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y saltarse la comida o la cena con la mortalidad por todas las causas. Incluso entre las personas que realizan tres comidas diarias, hacer dos comidas contiguas con un intervalo menor o igual a 4,5 horas se asocia a un mayor riesgo de muerte por todas las causas.

“En un momento en el que el ayuno intermitente es ampliamente promocionado como una solución para la pérdida de peso, la salud metabólica y la prevención de enfermedades, nuestro estudio es importante para el gran segmento de adultos estadounidenses que hacen menos de tres comidas al día. Nuestra investigación ha revelado que los individuos que sólo hacen una comida al día tienen más probabilidades de morir que los que hacen más comidas diarias. Entre ellos, los participantes que se saltan el desayuno tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares mortales, mientras que los que se saltan el almuerzo o la cena aumentan su riesgo de muerte por todas las causas. Basándonos en estos hallazgos, recomendamos hacer al menos dos o tres comidas repartidas a lo largo del día”, ha explicado el autor principal, Yangbo Sun.

Los investigadores analizaron los datos de una cohorte de más de 24.000 adultos estadounidenses de 40 años o más que participaron en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) entre 1999 y 2014. La NHANES, una encuesta de salud continua y representativa a nivel nacional de la población estadounidense no institucionalizada, recoge cada dos años una amplia gama de datos relacionados con la salud para evaluar la dieta, el estado nutricional, la salud general, el historial de enfermedades y los comportamientos de salud.

El estado de la mortalidad y la causa de las 4.175 muertes identificadas en este grupo se determinaron a partir del Archivo de Mortalidad Vinculado al Uso Público de la NHANES.

Los investigadores observaron una serie de características comunes entre los participantes que realizaban menos de tres comidas al día (alrededor del 40% de los encuestados): son más propensos a ser más jóvenes, hombres, negros no hispanos, tienen menos educación y menos ingresos familiares, fuman, beben más alcohol, sufren inseguridad alimentaria y comen alimentos menos nutritivos, más aperitivos y menos ingesta de energía en general.

Mayor carga energética de una sola vez

“Nuestros resultados son significativos incluso después de ajustar los factores dietéticos y de estilo de vida (tabaquismo, consumo de alcohol, niveles de actividad física, ingesta de energía y calidad de la dieta) y la inseguridad alimentaria”, ha afirmado el investigador principal del estudio, el doctor Wei Bao.

Saltarse las comidas suele significar ingerir una mayor carga energética de una sola vez, lo que puede agravar la carga de la regulación del metabolismo de la glucosa y provocar un posterior deterioro metabólico. Esto también puede explicar la asociación entre un intervalo de comidas más corto y la mortalidad, ya que un tiempo más corto entre las comidas daría lugar a una mayor carga energética en el período dado.

“Nuestra investigación aporta pruebas muy necesarias sobre la asociación entre las conductas alimentarias y la mortalidad en el contexto del horario de las comidas y la duración del periodo prandial diario”, ha remarcado el investigador.