Ejercicio y COVID-19

19 de diciembre de 2022

Practicar ejercicio está asociado con tasas más bajas de hospitalización o muerte después de la COVID-19

ejercicio mejora la ansiedad

Investigadores del Kaiser Permanente en California (EEUU) han observado que aquellas personas que eran más activas físicamente antes de ser diagnosticadas de la Covid-19 tenían menor riesgo de padecer la enfermedad de un modo grave, así como de hospitalización o muerte.

El estudio, publicado en el ‘American Journal of Preventive Medicine’, ha sido realizado con datos de casi 200.000 adultos. Así, observaron que realizar cualquier actividad física estaba asociado con mejores resultados de COVID-19 en los principales grupos demográficos, independientemente de si los pacientes tenían afecciones médicas crónicas.

Los pacientes negros, hispanos y asiáticos tenían un mayor riesgo de resultados adversos en comparación con los pacientes blancos, de acuerdo con investigaciones anteriores. Sin embargo, dentro de cada grupo racial y étnico, realizar ejercicio se asoció con resultados menos graves de Covid-19.

“El mensaje principal es que cada pequeña cantidad de actividad física cuenta. Cuanto más ejercicio, mejor, sin importar la raza, el origen étnico, la edad, el sexo o las condiciones crónicas de una persona”, explica la autora principal del estudio, Deborah Rohm Young , directora de la División de Investigación del Comportamiento del Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente del Sur de California.

Resultados del estudio

El análisis estadístico mostró que cuanta más actividad física informaba un paciente, menor era el riesgo de hospitalización o muerte dentro de los 90 días posteriores al diagnóstico de COVID-19. Esta tendencia fue consistente en todos los niveles de actividad, con los pacientes siempre activos enfrentando el riesgo más bajo.

Más ejercicio también se vinculó con tasas más bajas de hospitalización o muerte para pacientes con ciertas afecciones crónicas subyacentes, como hipertensión, enfermedad cardiovascular u obesidad, que generalmente se asocian con un mayor riesgo de resultados deficientes de Covid-19.

“Nuestros hallazgos resaltan la necesidad de que los médicos enfaticen a sus pacientes que vacunarse y ser más activos físicamente son dos de las cosas más importantes que puede hacer para prevenir resultados graves de COVID-19“, añade el autor principal del estudio, Robert E. Sallis, médico de medicina familiar y deportiva en el Centro Médico Kaiser Permanente Fontana.

“Esta es una oportunidad poderosa para desarrollar políticas más sólidas que respalden la actividad física como una estrategia de mitigación de la pandemia. Nuestro estudio proporciona nueva evidencia para informar las intervenciones apropiadas en todos los grupos demográficos”, concluye.