El control de la hipercolesterolemia en niños se debe hacer de forma individual

20 de julio de 2021

El control de la hipercolesterolemia en niños se debe hacer de forma individual teniendo en cuenta todos los factores de riesgo cardiovascular.

El control de la hipercolesterolemia en niños se debe hacer de forma individual

En los niños, adolescentes y adultos jóvenes, entre 2 y 24 años, que no tengan factores de riesgo se debe realizar un perfil lipídico al menos una vez entre los 9 y 11 años, y otra entre los 17 y 21 años.

Los que tengan factores de riesgo de enfermedad cardiaca deben realizarse el perfil lipídico con mayor frecuencia y de forma más precoz.

Algunos factores de riesgo son parecidos a los de los adultos e incluyen una historia familiar de enfermedad cardiaca o la presencia de diabetes, hipertensión arterial o sobrepeso.

A los niños que tienen un riesgo elevado se les debería solicitar el perfil lipídico entre los 2 y los 8 años. No se recomienda estas pruebas en los niños menores de 2 años.

Niveles plasmáticos

Los niveles plasmáticos de lipoproteínas son diferentes en la infancia y la adolescencia en comparación con la edad adulta. Los niveles de colesterol total (CT), C-LDL,C-HDL y triglicéridos (TG) ascienden paulatinamente desde el nacimiento y se estabilizan entre los 2 y 4 años, manteniéndose en un mismo percentil a lo largo del tiempo durante los años prepuberales.

A partir de los 10-12 años, los niveles plasmáticos de CT y C-LDL disminuyen entre un 5 y un 10% en ambos sexos, siendo más evidente en varones, debido al descenso acusado del C-HDL. En los últimos años de la adolescencia, se produce un nuevo ascenso de los niveles de CT y C-LDL alcanzando niveles medios de adulto a partir de los 20 años.

Las medidas terapéuticas deben comprender un abordaje multidisciplinar que consistirá en una dieta equilibrada, un ejercicio físico regular y un tratamiento farmacológico.

Objetivos

El objetivo primordial del tratamiento dietético de la hipercolesterolemia será lograr que los niveles de C-LDL disminuyan para lograr un descenso de un 10 a un 15%, aunque existen grandes variaciones individuales. Los niños y adolescentes deben dedicar un número establecido de horas al día al ejercicio y se deben potenciar las actividades deportivas en familia.

Pauta farmacológica

El tratamiento farmacológico será indispensable siempre que sea imposible alcanzar los objetivos lipídicos con unos buenos hábitos de vida.

Por la FDA y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) están aprobados  rosuvastatina y pitavastina, a partir de los 6 años; pravastatina, a partir de los 8 años, y atorvastatina, lovastatina, simvastatina y fluvastatina, en mayores de 10 años.

Es recomendable empezar con la dosis más baja una vez al día, generalmente al acostarse. Antes de iniciar el tratamiento se deben medir los niveles basales de CPK, ALT Y AST.

A las 4 semanas de tratamiento, se debe determinar el perfil de lipoproteínas en ayunas, CPK, ALT Y AST. Se debe repetir el control analítico a las 8 semanas y a los 3 meses. Posteriormente, cada 3-6 meses en función de los resultados.

Papel del farmacéutico

La oficina de farmacia comunitaria, por su cercanía a los pacientes en el día a día, puede jugar un papel crucial en la detección y seguimiento de la dislipemia en niños y adolescentes.

El farmacéutico tiene la posibilidad de poder advertir a los padres de los niños y adolescentes de la necesidad de que acudan a su médico para un control analítico ante la sospecha de posibles alteraciones en los niveles lipídicos.

También las farmacias juegan un papel primordial en la misión de proponer hábitos saludables entre la población en general y en especial pueden realizar programas de educación dietética que ayuden a este fin.

Los cribados analíticos en oficina de farmacia ayudan a la detección de estas alteraciones en el perfil lipídico.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Jacinta Pérez de Navarro Bonelo, Juana Mª Arroyo Córdoba, Luis Delgado Heredia, Emilio Rato Alario y Manuel Morales Abad, de La Línea.