La testosterona protege a los hombres contra el asma alérgica

7 de mayo de 2021

Las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir asma que los hombres después de la pubertad

testosterona asma

En la actualidad, hay unos 235 millones de personas en el mundo con asma. En España afecta a tres millones de personas. Ahora un nuevo estudio establece que las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir asma que los hombres después de la pubertad. La clave de esta diferencia de género puede ser causada por los efectos de las hormonas sexuales en las células de los pulmones. Así, según varios estudios publicados en Estados Unidos la testosterona protege a los hombres contra el asma alérgica.

Esta es la conclusión de investigadores de la Universidad de Vanderbilt y Johns Hopkins y del Walter and Eliza Hall Institute, de Australia. Los mismos descubrieron que la testosterona obstaculiza una célula inmunitaria vinculada a los síntomas del asma alérgica, como la inflamación y la producción de moco en los pulmones. Las conclusiones están publicadas en sendos artículos publicados en ‘Cell Reports’ y en el Journal of Experimental Medicine.

La testosterona y su efecto protector

Ambos equipos de investigadores descubrieron que la testosterona suprime la acción de las células linfoides innatas de tipo 2 (ILC-2). Este es un tipo de células inmunitarias que reaccionan en exceso frente a estímulos como el polen o los ácaros del polvo, dando lugar a los síntomas del asma.

Al respecto aporta su opinión Valentina Gutiérrez, alergóloga del Hospital La Salud. “Esto explicaría por qué los niños sí sufren ataques de asma cuando son pequeños, pero en muchas ocasiones estos remiten con la llegada de la pubertad”. Este momento es precisamente cuando la testosterona comienza a inhibir la acción de ILC-2.  Sin embargo, las niñas no corren esa suerte y siguen sufriéndolos después de la adolescencia.

Por otra parte, cabe recordar que, según la OMS, la contaminación es un factor de riesgo importante. También lo confirma un estudio publicado en Archivos de Bronconeumología de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).  “Los contaminantes ambientales pueden actuar agravando la enfermedad en pacientes con asma o bien siendo causa de la misma. En pacientes con asma, niveles elevados de material particulado (partículas diesel), ozono, anhídrido sulfuroso y óxido nitroso (O3, SO2 y NO2) pueden precipitar la aparición de síntomas”.  Esto provoca un incremento en el número de consultas a los servicios de urgencias y hospitalizaciones por descompensación de la enfermedad.