Los cambios en el estilo de vida son uno de los mayores miedos tras el diagnóstico de la diabetes tipo 2

4 de mayo de 2022

Conocer los miedos y despejar las dudas es importante para conseguir un buen control de la diabetes tipo 2 en los pacientes recién diagnosticados

Los cambios en el estilo de vida son uno de los mayores miedos tras el diagnóstico de la diabetes tipo 2

Uno de los principales miedos que presentan los pacientes en el momento de ser diagnosticados de DM2 la insulinización. También les preocupan los efectos secundarios o complicaciones que estos pueden generar los tratamientos.

Cómo les van a cambiar sus hábitos de vida es otra de las inquietudes, sobre todo las referidas a la dieta.

Para resolver sus dudas, en general acuden a los profesionales sanitarios. Suelen acudir a su médico, que es el profesional de referencia para el tratamiento. Para su control de insulina y alimentación, consultan más con enfermería.

Hay que tener en cuenta que el farmacéutico suele ser la primera puerta por la facilidad de acceso. Es en muchas ocasiones un primer filtro de consulta. A partir de ahí, si la consulta es de patología piden cita con el médico y si es de controles o dispositivo consultan con enfermería.

Fuentes de información

Las nuevas tecnologías y las fuentes de información tienen ventajas si son bien utilizadas. Las asociaciones de pacientes ofrecen un papel clave en la aclaración de dudas y situaciones ante las que el paciente siente miedo.

Los pacientes suelen acudir a la fuente más cercana que, hoy en día, es el móvil. Es importante que sepan seleccionar bien la información. Debe contar con certificados de credibilidad y avalada por las sociedades científicas.

Estilo de vida

El cumplimiento de las medidas higiénico-dietéticas varía mucho de un paciente a otro. Lo que más difícil les resulta adecuar es la alimentación, sobre todo evitar alimentos con alto contenido de hidratos de carbono o grasas.

Respecto al tratamiento, suelen tener mayor adherencia terapéutica a los comprimidos que a la insulina. La insulinización genera miedo a las hipoglucemias.

En cuanto al ejercicio físico, también les cuesta mantenerlo de manera habitual.

Los pacientes con DM2 deben realizar al menos 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada. Es importante que hagan una actividad aeróbica moderada alrededor de 30 minutos por día, la mayor cantidad de días por semana. Con la actividad física bajan las reservas de glucosa sanguínea.

Papel del farmacéutico

El papel del farmacéutico debería ser clave a la hora de controlar los niveles de glucosa en pacientes mayores, así como sus cuidadores.

En este punto es importante tener un farmacéutico de referencia al que acudir y que lleve el control de la medicación semanal o mensual.

La familia es fundamental para saber el grado de cumplimiento de las medidas recomendadas por los especialistas.

Los familiares deben aprender cómo convivir con diabetes. Los familiares y cuidadores deben ser uno más y convivir con la DM2.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Gonzalo Tena Santana, Juan José Plata Martínez y Franklin Matías Núñez Bastardo, de Almonte, y Flavia Ortega Taquichiri, María del Carmen Victoria López, Manuel Durán Toscano, Edwin Ventura López, Manuel Fernández Guerrero, Maynell Chirinos Veloz, Manuel de la Flor Benítez, Antonio Mateo Baco, Francisco Moreno Torres, María Bitar Blazquez, David Fernández Olarte y Faud Bitar Mamich, de Sevilla.