Los fibratos son el tratamiento farmacológico más adecuado en hipertrigliceridemia

3 de enero de 2022

La modificación del estilo de vida es clave a la hora de controlar la hipertrigliceridemia, factor de riesgo cardiovascular similar al LDL. Los fibratos son el tratamiento de elección en estos pacientes.

Los fibratos son el tratamiento farmacológico más adecuado en hipertrigliceridemia

Las lipoproteínas ricas en triglicéridos son los quilomicrones, que transportan grasas provenientes de la dieta, y las de muy baja densidad (LDL),  sintetizadas  por el hígado. Los triglicéridos son un factor de riesgo cardiovascular similar a las LDL.

Un valor de triglicéridos normal se sitúa en cifras inferiores a 150 mg/dl, y triglicéridos muy altos, cuando es superior a 500 mg/dl.

En los pacientes con cifras muy elevadas de triglicéridos aumenta el riesgo de pancreatitis, siendo la HTG la causa del 10% de los casos.

No se ha establecido un único umbral de concentración de triglicéridos por encima del que puede aparecer una pancreatitis. Se ha definido de forma arbitraria dicho umbral por encima de 1000 mg/dl. Sin embargo, los niveles de triglicéridos superiores de los cuales puede producirse una pancreatitis, puede superar los 2000 mg/dl.

Cambios en el estilo de vida

El tratamiento inicial de la hipertrigliceridemia debe centrarse en los cambios en el estilo de vida. Reducir el peso y el consumo de carbohidratos simples, disminuir el consumo de alcohol, realizar ejercicio físico y abandonar el consumo de tabaco son el primer paso.

Si se requiere iniciar tratamiento farmacológico para evitar el riesgo de pancreatitis, los fibratos, los ácidos grasos omega-3 y el ácido nicotínico son las opciones recomendadas.

Se han  publicado en los últimos años varios metaanálisis sobre el efecto de los fibratos en el perfil lipídico y en la prevención de eventos cardiovasculares. La evidencia muestra que los fibratos están considerados como el tratamiento farmacológico más adecuado en los pacientes con hipertrigliceridemia, ya que reducen los triglicéridos.

Recomendaciones

Además, la utilización de fibratos está recomendada sobre todo en dislipemia aterogénica, con bajos niveles de c-HDL, altos de TG y partículas de c-LDL pequeñas y densas.

Otra alternativa al tratamiento de la  hipertrigliceridemia son los ácidos grasos omega-3, cuando el paciente es intolerante a los fibratos. Sin embargo, no han demostrado disminución del riesgo de eventos cardiovasculares ni de mortalidad total.

Una opción que ya está en desuso es el ácido nicotínico, que puede reducir los niveles en sangre de triglicéridos de un 15% a un 25%. Se asocian efectos secundarios, fundamentalmente los sofocos, que han limitado su uso. De hecho, en el estudio CPD, el 57% de los pacientes no hicieron una buena cumplimentación del tratamiento.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Rolando Espinosa Pérez, Arelys Villaba Parrado, María Rocío Solaz Luces, Eduany Hernández Rodríguez, Jorge Ruiz García, Domingo Torres Moreno, José Ignacio Ferrer Albiza, Freidy Cristobal García Hernández, Ángela Hernández Reyes, Juan Miguel Costa Santos y Federico García de Andrés.