¿Los pacientes conocen todo el trabajo del farmacéutico?

23 de septiembre de 2022

Solo el 40% de los farmacéuticos considera que sí

farmacia

Solo el 39,7% de los farmacéuticos siente que los usuarios de la farmacia conocen toda su labor, según se desprende de la I Encuesta de Atención y Consejo Farmacéutico, elaborada por Essity y difundida coincidiendo con el Día Mundial del Farmacéutico, que este año se celebra con el lema “La farmacia, unida por un mundo más saludable”.

El estudio, llevado a cabo de forma on line y en el que han participado 63 profesionales, analiza la percepción que tienen los farmacéuticos sobre su propio sector, sus funciones y la valoración externa de su trabajo. En este sentido, refleja cuáles son las funciones más importantes y menos reconocidas que estos especialistas desarrollan en las oficinas de farmacia, según su propia impresión.

Tal y como explica Serena Orlandi, Brand Manager de Essit, compañía global especializada en el sector de la salud e higiene, “los farmacéuticos han vuelto a ganar cercanía con la población y su papel se valora desde el punto de vista de la amabilidad y la escucha, pero gran parte del trabajo que se realiza detrás de los mostradores es invisible”.

Resultados

El 42,9 por ciento de los encuestados subrayan la relevancia de las tareas asociadas al cuidado y escucha de las personas mayores, a la atención del paciente y a la divulgación de consejos sobre hábitos de vida saludables. “Las personas de edad avanzada que tienen medicación crónica, pero que carecen de acceso a información tan actualizada como otras generaciones, necesitan la orientación, empatía y cuidado que proporciona el personal farmacéutico”, apunta Orlandi.

Por su parte, el 30,2 por ciento de los farmacéuticos otorgan especial importancia a las actividades relacionadas con los medicamentos. Así, destacan el seguimiento personalizado para que los pacientes tengan adherencia al tratamiento de forma efectiva según las pautas y horarios indicados.

También enfatizan la importancia del conocimiento sobre los medicamentos incluidos en las recetas electrónicas de los usuarios para gestionar el stock y revisar la caducidad de los productos, con el objetivo de evitar que le falte la medicación al paciente.

Por último, sobresale el trabajo de preparación de los novedosos Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD). “Este es un servicio farmacéutico para mejorar la adherencia terapéutica, que consiste en organizar la medicación sólida oral en dispositivos, de forma personalizada”, Fernando Vélez, CEO de Farmacias Trébol.

Prioridades

Solo un 15,9 por ciento de los profesionales de las oficinas de farmacia anteponen el trabajo de gestión, formación propia y recogida de parámetros como actividades cuyo reconocimiento debería priorizarse entre los pacientes.

“Sin embargo, aunque sea predominante el clima de confianza que se puede generar mediante el trato humano, hay que recordar que los farmacéuticos también complementan la información que los médicos proporcionan, ya que los pacientes a veces tienen dificultades para entender el tratamiento o incluso el diagnóstico”, desarrolla la Brand Manager de Essity. P

ara seguir favoreciendo esta colaboración dentro del sistema sanitario, que también evita la saturación de los centros de salud a través de la medición de parámetros como la glucosa o la tensión, los farmacéuticos recalcan la importancia de continuar formándose de manera constante y de conocer las últimas directrices de las guías clínicas.

Gratitud y confianza

El estudio pone en valor la opinión de estos profesionales respecto a su propia ocupación. Así, refleja que los encuestados agradecen especialmente la gratitud de las personas mayores por la ayuda, la atención y el seguimiento personalizado; la cercanía y total confianza de los pacientes habituales a la hora de consultar sus dudas y preocupaciones, y el respeto de la población ante el consejo fundamentado y afectuoso.

Sin embargo, consideran que la concepción del farmacéutico como alguien que solamente dispensa medicamentos y productos, la ausencia de interés por parte de la población hacia el conocimiento y consejo de los farmacéuticos y el arraigo de la percepción de los farmacéuticos como empresarios más que como profesionales de la salud son aspectos que influyen de forma negativa en la difusión de sus actividades.

Todos estos factores contribuyen a fomentar el reconocimiento o a subestimar la profesión farmacéutica respectivamente. Por este motivo, Essity promueve la difusión de los datos recogidos en la primera edición de su estudio a través de una campaña en la que participan profesionales y pacientes.