Patologías y síndromes estivales. Qué no olvidar en el consejo farmacéutico (y 2)

30 de julio de 2021

Vamos a continuar haciendo un repaso de los principales motivos de atención farmacéutica en la farmacia comunitaria en esta época del año, que vienen a complementar los ya expuestos en la parte 1 del artículo.

patologías estivales

Tal y como ya comenté en mi anterior artículo, el verano es una época propicia para cambiar (dentro de lo posible) nuestros hábitos: sol, mejor clima para estar al aire libre, más posibilidad de hacer planes diferentes, las vacaciones, los viajes de verano (en familia, en pareja, con amigos… o solos), la desorganización en los hábitos alimentarios, los excesos festivos… Es una época de disfrute y placer, pero también de búsqueda de nuevas sensaciones y retos. Y como todo cambio en la vida puede tener sus consecuencias a nivel de salud.

La oficina de farmacia es, en muchos casos, el primer punto de contacto de la persona con el sistema sanitario para intentar solucionar o mitigar en lo posible las consecuencias negativas para el organismo de dichos cambios o situaciones.

Vamos a continuar haciendo un repaso de los principales motivos de atención farmacéutica en la farmacia comunitaria en esta época del año, que vienen a complementar los ya expuestos en la parte 1 del artículo.

Otitis

¿Qué es?

La otitis, en concreto, la otitis media aguda, es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en verano en niños, aunque su incidencia en adultos también es alta. Normalmente cursa con dolor, pérdida de audición, taponamiento, irritabilidad y fiebre, sobre todo, en niños. Puede venir acompañada de catarro, infección de garganta y oídos. Es la causa más frecuente de indicación de antibióticos en época veraniega.

Y aunque nos vamos a centrar en la otitis externa aguda, también denominada oído de nadador, desde la oficina de farmacia debemos siempre insistir en que hay que tener sumo cuidado con la resistencia a los antibióticos, por ello, es sumamente importante derivar al paciente al médico para que le prescriba el tratamiento adecuado siendo también muy importante orientar a los padres para que no se lleve a cabo automedicación en episodios con poco riesgo.

A nivel de atención farmacéutica nos vamos a centrar principalmente en la otitis externa aguda (también denominada oído de nadador), como ya se ha dicho.

Suele ser más frecuente en oídos expuestos a la humedad y se suele infectar la piel del conducto auditivo. Suele cursar con síntomas como dolor, fiebre, irritación, inflamación o supuración.

Recomendaciones

Si no requiere derivación médica y siempre que sea necesario, podemos recomendar analgésicos o antiinflamatorios que no requieran prescripción médica, así como gotas otológicas calmantes.

Asimismo, desde la oficina de farmacia podemos llevar a cabo recomendaciones destinadas a prevenir esta otitis de nadador, con consejos como los siguientes:

  • Después del baño secar el pabellón auricular con una toalla.
  • Proteger los oídos, sobre todo, en los baños, con tapones preferiblemente de silicona. En casos necesarios será necesaria la recomendación de tapones hechos a medida.
  • También debemos recordar cómo aplicar las gotas óticas en el caso en que sean prescritas al paciente. Debemos insistir, sobre todo, en que las gotas óticas deben ser instiladas sobre la pared interna del conducto, evitando tocar el oído con el gotero o dosificador.

En el caso de pacientes que presenten otitis bacterianas recurrentes podemos recomendar también el uso de complementos alimenticios probióticos como el Lactobacillus salivarius PS7, que ha demostrado, según estudios clínicos, reducir el uso de antibióticos en un 60%, así como una reducción del 84% de OMAr.

Infecciones fúngicas veraniegas (micosis veraniegas)

¿Qué son?

Si bien las infecciones por hongos pueden ocurrir durante todo el año, podemos ser particularmente susceptibles a algunas, como la candidiasis y la tiña, durante el verano. Los hongos prosperan en condiciones cálidas y húmedas, lo que hace que las áreas del cuerpo que sudan en los hábitats de verano sean perfectas. Las actividades que son comunes en verano, como el uso de duchas públicas en piscinas y playas, también pueden ayudar a que los hongos se propaguen.

Signos de una infección por hongos

Los síntomas de una infección por hongos en la piel pueden incluir una erupción escamosa de color rojo; piel agrietada, partida o descamada; ampollas y picazón. Un tipo de tiña llamada tinea corporis, o tiña, forma una erupción en un patrón de anillo circular. La tiña puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero es común en los pies, la ingle, el cuero cabelludo y las uñas.

Los síntomas de la candidiasis vaginal pueden incluir: picazón, dolor o ardor en la vagina durante o después de las relaciones sexuales, secreción que a menudo es espesa y blanca, un cambio en el olor de las secreciones vaginales y enrojecimiento e inflamación de la vulva.

Los síntomas de la candidiasis genital en los hombres pueden incluir: picazón, enrojecimiento o dolor en la cabeza del pene; manchas rojas en la cabeza del pene; o una sustancia espesa y blanca que se acumula debajo del prepucio.

Recomendaciones

Desde la farmacia podemos dar una serie de recomendaciones para prevenir los hongos en verano:

  • • Secado adecuado. Es sumamente importante secarnos muy bien los pies, incidiendo en los espacios interdigitales e intentar no dejar nunca puesto el bañador mojado, sobre todo, en el caso de las mujeres, para evitar la proliferación de la Candida albicans, que, como sabemos, es el hongo más común en las infecciones vaginales.
    Higiene correcta y con el producto adecuado. Debemos mantener una buena higiene, sobre todo, después de acudir a piscinas, haciendo más hincapié en los pies. En el caso de la prevención de la candidiasis vaginal, se aconseja utilizar jabones con un pH entre 3.5 y 5.5, puesto que ello nos va a ayudar a restablecer la barrera ácida, que, como sabemos, es nuestra defensa natural contra las infecciones fúngicas. Igualmente, debemos incidir en evitar el uso de aceites, jabones o desodorantes perfumados. Y siempre teniendo en cuenta que mantener esa barrera ácida íntegra nos va a ayudar enormemente a reducir estas infecciones fúngicas de la zona íntima.
    • Recomendaremos siempre que sea posible usar calzado (sandalias, chanclas) cuando vayamos a transitar por sitios húmedos, como la piscina,  el borde de esta y en zonas comunes donde se suele acumular agua como duchas, gimnasios, etc. Desaconsejaremos usar calzado cerrado o aquel hecho con materiales que impidan la transpiración. Lo más recomendable es usar calzado fabricado con materiales naturales y no sintéticos.
    • Insistiremos también en que nunca se deben compartir toallas, gorras, ropa de deporte, limas, cortaúñas, etc.
    • Desde la oficina de farmacia podemos así mismo recomendar la toma de complementos alimenticios con probióticos para ayudar a prevenir las candidiasis vaginales.
    •  Y, en el caso de algunas micosis ungueales, podemos valorar el uso de aceites esenciales quimiotipados como pauta de actuación frente a las mismas.

Faringitis veraniegas

¿Qué son?

La faringoamigdalitis aguda (FAA) en el adulto es una de las enfermedades infecciosas más comunes en la consulta del médico de familia. La etiología más frecuente es la viral. Los protocolos de actuación seguidos en las farmacias comunitarias van a ser de suma utilidad para identificar y cribar los casos que no requieran tratamiento antibiótico.

No debemos olvidar que el dolor de garganta es el motivo más frecuente de consulta en el ámbito sanitario.

Recomendaciones

Las principales recomendaciones higiénico-sanitarias que podemos realizar en el caso de una FAA que no requiera derivación al médico son las siguientes:

  • • Aumentar ingesta de líquidos.
    • Dieta ligera.
    • Utilizar pañuelos de papel de un solo uso.
    • Lavarse las manos frecuentemente.
    • Evitar fumar.
    • Humedecer el ambiente, manteniendo una ventilación adecuada.
    • No forzar la voz.
    • Evitar cambios bruscos de temperatura.

En caso necesario optaremos por un tratamiento farmacológico que no precise prescripción médica, como puede ser un analgésico-antinflamatorio esteroideo de acción local como flurbiprofeno; un analgésico-antiinflamatorio no esteroideo sistémico como ibuprofeno; o un analgésico como paracetamol. Así mismo recomendaremos lavados frecuentes con suero fisiológico o con sprays basados en agua de mar.

Y siempre derivaremos al médico si es necesario.

Conjuntivitis

¿Qué es?

La conjuntivitis es un proceso inflamatorio que causa enrojecimiento de la conjuntiva, una membrana que recubre la parte anterior del ojo. Su origen puede obedecer a factores ambientales (humo, sequedad, uso inadecuado de pantallas de dispositivos electrónicos…) o ser la manifestación de diversas patologías (resfriados, alergias, infecciones bacterianas o víricas, etc.).

Normalmente no produce problemas de visión, pero sí disconfort, y es una de las consultas más frecuentes en la oficina de farmacia, junto con el ojo seco.

Recomendaciones

Como recomendaciones principales a realizar desde la oficina de farmacia debemos aconsejar dejar de usar las lentes de contacto, usar gafas de sol, utilizar medidas de higiene, como el lavado de las manos con jabón, y un colirio antihistamínico que no requiera receta médica.

  • Evitaremos en principio la recomendación de colirios vasoconstrictores, que pueden proporcionar la sensación de falsa mejoría.
  • Es recomendable así mismo mantener el ojo bien hidratado, por lo que recomendaremos también el uso de colirios humectantes sin conservantes.
  • Junto con el uso de colirios, recomendaremos utilizar baños oculares y/o toallitas, de forma separada para cada ojo, para mejorar la higiene de la zona antes de usar el colirio adecuado para los síntomas.

Ver la evolución y, si en tres días no mejora, derivamos al médico. Y, en el caso de que el ojo amanezca pegado con sustancias mucosas, derivaremos directamente al médico.

Sudamina o milaria

¿Qué es?

La sudamina o miliaria es una inflamación de un subtipo de las glándulas sudoríparas que se llaman ecrinas y que afectan fundamentalmente a los bebés debido a su inmadurez para regular la temperatura y el sudor. En condiciones de aumento de la temperatura y la humedad, puede presentarse con mayor frecuencia.

Puede afectar a la piel de forma superficial, llamándose miliaria cristalina, y aparece como multitud de gotas de rocío encapsuladas sobre la piel del bebé.

Es un cuadro inflamatorio no infeccioso, por lo que no se puede contagiar. En ocasiones, las lesiones de sudamina se pueden sobreinfectar por bacterias como el S. Aureus, con lo que el cuadro sí que puede volverse contagioso, pero no en su origen.

Recomendaciones

Para evitar su aparición, recomendaremos desde la oficina de farmacia evitar el uso de ropas sintéticas y promover, sobre todo, en niños, el de fibras naturales como el algodón o lino que favorecen la transpiración. También es clave eludir abrigar a los niños en exceso, sobre todo, a los bebés por estar más predispuestos a estos cuadros. El uso diario de fotoprotección para evitar el daño por la radiación UV en los bebés también representa un papel protector.

Como tratamiento de su sintomatología desde la oficina de farmacia recomendaremos realizar una correcta hidratación de la piel afectada usando lociones fluidas ricas en sustancias calmantes antipruriginosas y antiinflamatorias como el mentol o la calamina. Así mismo se recomienda el uso de ingredientes como alfabisabolol, mimosa y óxido de zinc. Se deben evitar los vendajes oclusivos y los ungüentos espesos.

Si existe sobreinfección secundaria en ocasiones podría ser necesario el uso de antibióticos tópicos, para lo cual realizaremos la derivación al médico.

Alergia solar o fotodermatosis

¿Qué es?

La fotodermatosis, conocida popularmente como alergia solar, es el conjunto de alteraciones de la piel provocadas por las radiaciones del sol o fuentes artificiales como las cabinas de bronceado. La prevención es esencial para evitar que aparezcan o que sus síntomas agraven alguna enfermedad previa.

Es habitual que, con la llegada del sol, algunas personas muestren los síntomas de una serie de patologías que se conocen como alergia solar. Las enfermedades cutáneas que engloba este término se caracterizan por tener un síntoma en común: la fotosensibilidad patológica. Es decir, una reacción anormal a la radiación ultravioleta, que se manifiesta de formas diferentes.

Los síntomas más frecuentes con los que cursa son: enrojecimiento, picazón o dolor, pequeños bultos que pueden convertirse en manchas elevadas, descamación, costras o sangrado, ampollas o ronchas, etc.

Recomendaciones

Desde la oficina de farmacia recomendaremos como medida de prevención primaria el uso de una fotoprotección adecuada. Aplicar el producto, con un SPF alto (50 o más), con generosidad y reaplicando cada dos horas o incluso más a menudo, si la persona ha estado nadando o sudando.

Una buena opción para proteger la piel, de una forma completa, es la fotoprotección oral. Este tipo de “fotoprotección” parece ser que supone un eficaz complemento de las cremas protectoras, en épocas de alto riesgo, para aquellas personas que tengan alergia solar. Los complementos orales con mayor evidencia científica para ayudar a prevenir estas “intolerancias solares” son los que contienen como ingrediente principal el extracto del helecho Polypodium Leucotomos.

También recomendaremos tener siempre la piel adecuadamente hidratada, y, en caso de que aparezca la sintomatología, podemos recomendar el uso de hidratantes con agentes calmantes y antipruriginosos. Junto a ello debemos siempre recordar que la persona debe evitar la exposición solar sobre todo las horas en las que la radiación solar es más intensa, entre las 12 h y las 16 h.

Además, es importante aconsejar no exponerse repentinamente a mucha luz solar. Es preferible ir acostumbrándose gradualmente al sol y permitir que la piel se adapte. Y el uso de ropa protectora con mangas largas, sombreros y gafas de sol. Se recomendará no usar prendas de tela fina, ya que los rayos penetran a través de ellas.

Evitar las causas que provocan los síntomas. Se indicará alejarse, en la medida de lo posible, de productos, medicamentos u otros factores que puedan desencadenar un brote.

Se hará una derivación al médico si los síntomas persisten o se agravan para que prescriba el correspondiente tratamiento.

 

BIBLIOGRAFÍA

Otitis
https://www.portalfarma.com/jornadas-congresos/3a-jornada-profesional-actuacion-farmaceutica-ORL/Documents/2019-jornada-orl-catalina-bueno.pdf
https://www.areasaludbadajoz.com/Farmacia/Documentos/Protocolos/MANUAL_DE_ADMINISTRACIN_DE_MEDICAMENTOS__25_Nov_2004.pdf

Infecciones fúngicas
https://www.health.qld.gov.au/news-events/news/summer-fungus-tinea-thrush
https://www.medicaldaily.com/how-avoid-fungal-infections-during-summer-246947

Faringitis
https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/system/files/journals/824/articles/faringoamigdalitis_0.pdf
https://summitmedicalcasper.com/its-summer-how-can-i-have-strep-throat/

Conjuntivitis
https://www.cacof.es/protocolos-de-atencion-farmaceutica-en-patologias-del-ojo-y-los-oidos/
https://www.portalfarma.com/Ciudadanos/Destacados_ciudadanos/Paginas/Conjuntivitis.aspx

Sudamina o milaria
•  https://www.quironsalud.es/blogs/es/piel-protege-cuidala/sudamina
https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/trastornos-dermatol%C3%B3gicos/trastornos-de-la-sudoraci%C3%B3n/miliaria

Fotodermatosis
•  https://www.cantabrialabs.es/blog/alergia-solar-que-es-evitarla/
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sun-allergy/symptoms-causes/syc-20378077