Un estudio muestra ciertas señales de advertencia de pérdida de visión

10 de febrero de 2022

Los signos de la degeneración macular relacionada con la edad pueden aparecer antes de perder la vista

Un estudio muestra ciertas señales de advertencia de pérdida de visión

Un nuevo estudio ha demostrado que los signos de la degeneración macular relacionada con la edad pueden aparecer antes de lo que se pensaba. Incluso de forma previa a la pérdida de la vista.

Los hallazgos de este trabajo, dirigido por la Universidad de Southampton con compañeros del King’s College London y el Moorfields Eye Hospital, abren la puerta a la investigación de tratamientos tempranos que ayudarían a retrasar la aparición de la afección. Esta es, a día de hoy, la causa más común de pérdida de visión en el mundo occidental.

En concreto, el equipo examinó los registros de más de 30.000 pacientes, a los que se les realizaron exploraciones de retina, así como de los datos genéticos almacenados en el Biobanco del Reino Unido.

Hay un total de 34 factores de riesgo genéticos (loci) conocidos para la degeneración macular relacionada con la edad (AMD, por sus siglas en inglés). Representan el 46% de la variación genética. De esta forma, los científicos pudieron comparar las capas retinianas de los participantes con factores de riesgo con aquellos participantes sin ellos.

Retinas más pequeñas

Los hallazgos, publicados en la revista Scientific Reports, mostraron que los participantes con ojos sanos y sin antecedentes de AMD tenían retinas más delgadas si portaban estos genes que los ponían en riesgo.

“En general, el aumento de las puntuaciones de riesgo poligénico (PRS, por sus siglas en inglés) con riesgo de AMD se asoció de manera muy significativa con una reducción en el grosor de las capas que incluían las capas del epitelio pigmentado de la retina y, mucho menos significativa estadísticamente, con un engrosamiento de capas que se definieron de forma que incluyeran la membrana limitante externa”, afirman en el artículo.

“En este momento, la mayoría de los tratamientos para la AMD solo comienzan cuando los pacientes ya tienen problemas graves de visión, por lo que es realmente importante que comprendamos más sobre las causas”, ha indicado Andrew Lotery, profesor de Oftalmología en la Universidad de Southampton en una nota divulgada por esta institución.

“Estos resultados nos ayudan a comprender las primeras etapas de la enfermedad, antes de que sea clínicamente aparente. Si podemos intervenir en una etapa más temprana, tendremos más probabilidades de preservar la vista”, ha añadido Lotery, que dirigió el estudio, junto con el profesor Pirro Hysi, en King’s College London, y el Sr. Praveen Patel, en Moorfields Eye Hospital.

El trabajo ayudará a futuras investigaciones

El equipo de investigación ha informado de que esto les da una mayor comprensión de las primeras etapas. También, que les ayudará a identificar qué células deben ser el objetivo en futuras investigaciones.

“Nuestro estudio destaca la influencia premórbida de las variantes de riesgo genético de AMD en el grosor macular y puede proporcionar una visión mecánica de la fisiopatología de esta enfermedad debilitante”, aseguran en el trabajo.

Los resultados, en opinión del equipo, son sólidos por el gran número de participantes. Si bien consideran que aún se necesitarán más ensayos para identificar el tratamiento, poder tener controlados los signos de AMD previamente permitiría a las personas realizar cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de perder la visión antes.

“Cambiar a una dieta de estilo mediterráneo, hacer más ejercicio y dejar de fumar puede ayudar a prevenir la progresión de la enfermedad”, ha añadido el profesor Lotery. “Estos hallazgos también pueden ayudarnos a refinar a los participantes en los ensayos clínicos futuros para que podamos incluir a los pacientes que están en mayor riesgo”, concluye.