La vitamina D no protege contra la COVID-19 ni otras infecciones respiratorias

12 de diciembre de 2022

Así lo ponen de manifiesto dos estudios clínicos realizados durante la pandemia que acaban de ser publicados en el 'British Medical Journal'

La vitamina D no protege contra la COVID-19 ni otras infecciones respiratorias

La pandemia ha puesto de relieve el potencial papel que podría tener la vitamina D en la prevención y tratamiento de la COVID-19. Ahora, se ha demostrado que tener un buen nivel de vitamina D en el organismo gracias a la suplementación diaria no previene el contagio por SARS-CoV-2 grave ni otras infecciones respiratorias agudas. Es la conclusión de dos ensayos clínicos publicados recientemente en el British Medical Journal1,2.

Estudios preclínicos, la mayoría observacionales, habían evidenciado el papel de los metabolitos de la vitamina D en las respuesta inmunitaria frente a los virus respiratorios, aunque se desconocen los mecanismos1. Por otro lado, niveles bajos de 25-hidroxivitamina D3 (25(OH)D3) se han asociado a un mayor riesgo de infecciones respiratorias agudas4.

Incluso un metaanálisis en el que se evaluaron 46 ensayos clínicos aleatorios concluyó que la suplementación diaria con vitamina D (400-1000 UI/día o 10-25 µg/día) podría disminuir el riesgo de infecciones respiratorias agudas en comparación con el placebo, aunque el efecto fue pequeño5.

Suplemento con aceite de hígado de bacalao

Con el fin de confirmar esta conclusión, investigadores de varias entidades de Oslo, Noruega, realizaron un estudio aleatorizado y doble ciego con 34.601 adultos que no tomaban suplementos de esta vitamina. El objetivo era confirmar si tomar dicha suplementación de forma diaria, a dosis bajas durante el invierno, podría prevenir la infección por SARS-CoV-2 grave, así como otras enfermedades respiratorias agudas.

Para ello, se asignó al azar la suplementación mediante la ingesta de aceite de hígado de bacalao que contiene dosis bajas de vitamina D, vitamina A y ácidos grasos omega-3, mientras que el resto recibió placebo a base de aceite de maíz. Cada individuo recibió a diario 5 mililitros de aceite de hígado de bacalao o 5 mililitros de placebo durante seis meses consecutivos. Hay que destacar que la mayoría de los participantes, el 86 %, presentaba buenos niveles de vitamina D al inicio del estudio.

El estudio, liderado por el doctor Arne Søraas, del departamento de microbiología del Hospital Universitario de Oslo, concluyó que la suplementación con aceite de hígado de bacalao en invierno no redujo la incidencia de infección por COVID-19 grave ni de otras infecciones respiratorias agudas en comparación con el placebo.

Sujetos con deficiencia de vitamina D

Un segundo ensayo clínico realizado en Reino Unido durante la pandemia, se propuso determinar el efecto de la suplementación con vitamina D para corregir niveles deficientes de esta vitamina (25-hidroxivitamina D (25(OH)D) <75 nmol/L) con el fin de averiguar si tenía un efecto sobre el riesgo de contraer cualquier causa de enfermedad respiratoria aguda, incluida la COVID-19.

En el estudio participaron 6.200 individuos adultos que no tomaban suplementos de vitamina D. A la mitad, 3.100 personas, se les administró una dosis de esta vitamina en función de los niveles del individuo para estudiar si dicho suplemento podría prevenir el contagio del nuevo coronavirus u otras infecciones respiratorias.

Aquellos que tenían niveles bajos de vitamina D (2.674 sujetos, el 86 % del total) recibieron 3.200 UI/día u 800 UI/día de vitamina D durante seis meses, mientras que la otra mitad (el grupo control) no recibió ningún tipo de suplemento.

No reducen el riesgo de infección

Los resultados del trabajo encabezado por el doctor Adrian Martineau, profesor de infecciones respiratorias e inmunidad en el Instituto de Ciencias de la Salud de la Universidad de Queen Mary, en Londres (Reino Unido), coincidieron con los del estudio realizado en Noruega.

Los datos revelaron que la suplementación de vitamina D en personas con niveles deficientes de esta vitamina no se asoció a una reducción del riesgo de infección aguda de las vías respiratorias.

Pese a que ambos estudios tienen limitaciones, los resultados apuntan a que los suplementos de vitamina D no previenen la infección por COVID-19 ni otras enfermedades respiratorias sintomáticas agudas. Una conclusión a tener en cuenta dado que la vitamina D es soluble en grasa y puede acumularse en el organismo y causar toxicidad si se toma en dosis altas durante períodos prolongados.

 

Referencias:

1 Sonja, H. B. et al. (2022) Prevention of covid-19 and other acute respiratory infections with cod liver oil supplementation, a low dose vitamin D supplement: quadruple blinded, randomised placebo controlled trial. BMJ. doi.org/10.1136/bmj-2022-071245

2 Jolliffe, D.A., et al. (2022) Effect of a test-and-treat approach to vitamin D supplementation on risk of all cause acute respiratory tract infection and covid-19: phase 3 randomised controlled trial (CORONAVIT). BMJ. doi.org/10.1136/bmj-2022-071230.

3 Greiller CL, Martineau AR. Modulation of the immune response to respiratory viruses by vitamin D. Nutrients2015;7:4240-70. doi:10.3390/nu7064240. pmid:26035247. https://doi.org/10.3390/nu7064240

4 Pham H, Rahman A, Majidi A, Waterhouse M, Neale RE. Acute respiratory tract infection and 25-hydroxyvitamin D concentration: a systematic review and meta-analysis. Int J Environ Res Public Health2019;16:E3020. doi:10.3390/ijerph16173020. pmid:31438516. https://doi.org/10.3390/ijerph16173020

5 Jolliffe DA, Camargo CA Jr., Sluyter JD, et al. Vitamin D supplementation to prevent acute respiratory infections: a systematic review and meta-analysis of aggregate data from randomised controlled trials. Lancet Diabetes Endocrinol2021;9:276-92. doi:10.1016/S2213-8587(21)00051-6. pmid:33798465. https://doi.org/10.1016/S2213-8587(21)00051-6